Tuesday, September 2, 2014

Justicia ridícula

O sea que se puede procesar y castigar con pena de cárcel a alguien que dice "paisano"?

Qué vergüenza de ley.

Sunday, August 31, 2014

Inmigración y una carta de Adams

Adams, sobre la inmigración. 
La intro y la carta las copié de The Federalist.com. Si la encuentran larga, entonces lean sólo el texto en itálicas.

In 1819, John Quincy Adams wrote a letter as secretary of State under President James Monroe to a man named von Fiirstenwarther, who had written a report about emigration in Germany and wanted the U.S. government to give him a job if he immigrated to the United States from his native country. The letter gives great insight into attitudes about immigration at a time when it was becoming a serious issue; the nation was in a financial crisis because banks were printing too much money, and the country was expanding at an overwhelming rate. Jobs weren’t as easy to come by as they had been in the past (sound familiar?). The idea of immigrants receiving government subsistence was nonsensical. The borders were open, but it was up to each individual to make his or her own way in the New World. Americans then valued personal responsibility and liberty more highly than security and public welfare.
Sir—I had the honor of receiving your letter of the 22nd April, enclosing one from your kinsman, the Baron de Gagern, and a copy of your printed report, which I hope and have no doubt will be useful to those of your countrymen in Germany, who may have entertained erroneous ideas, with regard to the results of emigration from Europe to this country.
It was explicitly stated to you, and your report has taken just notice of the statement, that the government of the United States has never adopted any measure to encourage or invite emigrants from any part of Europe. It has never held out any incitements to induce the subjects of any other sovereign to abandon their own country, to become inhabitants of this. From motives of humanity it has occasionally furnished facilities to emigrants who, having arrived here with views of forming settlements, have specially needed such assistance to carry them into effect. Neither the general government of the union, nor those of the individual states, are ignorant or unobservant of the additional strength and wealth, which accrues to the nation, by the accession of a mass of healthy, industrious, and frugal laborers, nor are they in any manner insensible to the great benefits which this country has derived, and continues to derive, from the influx of such adoptive children from Germany.
But there is one principle which pervades all the institutions of this country, and which must always operate as an obstacle to the granting of favors to new comers. This is a land, not of privileges, but of equal rights. Privileges are granted by European sovereigns to particular classes of individuals, for purposes of general policy; but the general impression here is that privileges granted to one denomination of people, can very seldom be discriminated from erosions of the rights of others.
Emigrants from Germany, therefore, or from elsewhere, coming here, are not to expect favors from the governments. They are to expect, if they choose to become citizens, equal rights with those of the natives of the country. They are to expect, if affluent, to possess the means of making their property productive, with moderation, and with safety;—if indigent, but industrious, honest and frugal, the means of obtaining easy and comfortable subsistence for themselves and their families.

They come to a life of independence, but to a life of labor—and, if they cannot accommodate themselves to the character, moral, political, and physical, of this country, with all its compensating balances of good and evil, the Atlantic is always open to them, to return to the land of their nativity and their fathers.
To one thing they must make up their minds, or, they will be disappointed in every expectation of happiness as Americans. They must cast off the European skin, never to resume it. They must look forward to their posterity, rather than backward to their ancestors; they must be sure that whatever their own feelings may be, those of their children will cling to the prejudices of this country, and will partake of that proud spirit, not unmingled with disdain, which you have observed is remarkable in the general character of this people, and as perhaps belonging peculiarly to those of German descent, born in this country.
That feeling of superiority over other nations which you have noticed, and which has been so offensive to other strangers, who have visited these shores, arises from the consciousness of every individual that, as a member of society, no man in the country is above him; and, exulting in this sentiment, he looks down upon those nations where the mass of the people feel themselves the inferiors of privileged classes, and where men are high or low, according to the accidents of their birth.
But hence it is that no government in the world possesses so few means of bestowing favors, as the government of the United States. The governments are the servants of the people, and are so considered by the people, who place and displace them at their pleasure. They are chosen to manage for short periods the common concerns, and when they cease to give satisfaction, they cease to be employed. If the powers, however, of the government to do good are restricted, those of doing harm are still more limited. The dependence, in affairs of government, is the reverse of the practice in Europe, instead of the people depending upon their rulers, the rulers, as such, are always dependent upon the good will of the people.
We understand perfectly, that of the multitude of foreigners who yearly flock to our shores, to take up here their abode, none come from affection or regard to a land to which they are total strangers, and with the very language of which, those of them who are Germans are generally unacquainted. We know that they come with views, not to our benefit, but to their own—not to promote our welfare, but to better their own condition.
We expect therefore very few, if any transplanted countrymen from classes of people who enjoy happiness, ease, or even comfort, in their native climes. The happy and contented remain at home, and it requires an impulse, at least as keen as that of urgent want, to drive a man from the soil of his nativity and the land of his father’s sepulchres. Of the very few emigrants of more fortunate classes, who ever make the attempt of settling in this country, a principal proportion sicken at the strangeness of our manners, and after a residence, more or less protracted, return to the countries whence they came.
There are, doubtless, exceptions, and among the most opulent and the most distinguished of our citizens, we are happy to number individuals who might have enjoyed or acquired wealth and consideration, without resorting to a new country and another hemisphere. We should take great satisfaction in finding you included in this number, if it should suit your own inclinations, and the prospects of your future life, upon your calculations of your own interests.
I regret that it is not in my power to add the inducement which you might perceive in the situation of an officer under the government. All the places in the department to which I belong, allowed by the laws, are filled, nor is there a prospect of an early vacancy in any of them. Whenever such vacancies occur, the applications from natives of the country to fill them, are far more numerous than the offices, and the recommendations in behalf of the candidates so strong and so earnest, that it would seldom be possible, if it would ever be just, to give a preference over them to foreigners.
Although, therefore, it would give me a sincere pleasure to consider you as one of our future and permanent fellow citizens, I should not do either an act of kindness or of justice to you, in dissuading you from the offers of employment and of honorable services, to which you are called in your native country. With the sincerest wish that you may find them equal and superior to every expectation of advantage that you have formed, or can indulge, in looking to them, I have the honor to be, sir, your very obedient and humble servant,
John Quincy Adams



Friday, August 29, 2014

EAS 90'

Marotes en Disenso versión Facebook!
Los changos del secundario!


Oficina Siglo XXI

Hoy recibí un email de Dropbox, el servicio que uso para almacenar datos en el cloud. Me felicitan por el incremento en 10 veces de la capacidad de almacenamiento en mi cuenta. Sin yo haber movido un dedo. Sin tener que pagar un centavo más.

La razón? Porque soy un cliente fachero e inteligente -me dicen. Pero yo sé la verdadera razón: la competencia les puso un fierro caliente en el to-or. Google Drive bajó su precio en gran forma hace unos meses. Amazon, Apple y otras empresas están al acecho también.

Explico lo que hace Dropbox para mí: me facilita la vida. Hace 10 años, si estaba en la oficina en el medio de una carta el viernes a las 5 de la tarde y me llamaba la Gabi para decirme que Sebastian estaba con fiebre, tenía que salir corriendo de la oficina y luego esperar hasta el lunes o regresar a la oficina el fin de semana para terminar la carta. Hace 1 año, no sólo esto no habría ocurrido, ya que a la carta a medio hacer tengo acceso hasta desde cualquier aparato. Hace 1 año estaba en Tucumán de vacaciones y cada mañana me iba a tomar un café al comienzo del día y a responder emails de la oficina, con la oficina entera en el bolsillo. En un app del teléfono tengo absolutamente todos los documentos que tengo en la oficina. Podría trabajar tranquilamente desde cualquier punto del planeta sin nunca tener que regresar a la oficina.

Dropbox ahora me da 1TB de espacio sin aumentar un centavo de lo que pagaba por los 100 GB que parecían una grosería allá por el 2004, pero que hoy es una necesidad. Como siempre en un sistema de libre mercado, en la lucha de las empresas por obtener más clientes, son éstos los mayores beneficiados.

Thursday, August 28, 2014

De mal a peor

Estos son los rostros del desencanto con el gobierno peronista?

Peronismo: 70 años de éxitos.


Wednesday, August 27, 2014

Oceans - Twiceyoung



Para cuando se cansen de escuchar lo nuevo del "músico" Fito Páez.

Tuesday, August 26, 2014

Sunday, August 24, 2014

No le muestres sólo un libro, mostrale también un lector

Para que un chico lea, no le muestres sólo un libro, 
mostrale también un lector. 
Campaña de la Fundación Leer

Thursday, August 21, 2014

Pacífico



El Océano Pacífico cubre un poco menos del 50% de la superficie del planeta. Es un monstruo de Gran estatura. Lo conocí por primera vez en Los Angeles. Nuestro vínculo se hizo más cercano en mis vacaciones con Federico Carlino y otros dos pescaos allá por el '96. Hoy forma parte de mi ADN y no me imagino lejos de El.

------------------------------------

Los Kaufman son una familia de locos. Una pareja de locos ––no se puede adejetivizar de este modo a dos criaturas de 1 y 3 años–– y así es como decidieron emprender una aventura poco convencional. Papá y mamá vendieron todas las pertenencias para invertir en un velero. Con él zarparían de la costa oeste americana hasta Nueva Zelandia. En el velero, además de las necesarias provisiones, sus dos hijas, de 3 y 1 año. Chau gente --al Pacífico. Las cosas iban bien. Hasta que dejaron de ir bien. El velero no soportó una tormenta típica del poco pacífico Pacífico y quedó dañado en forma. Pero esto no fue lo peor. La menor de las niñas primero tuvo una reacción alérgica, que no fue tal cosa, sino algo que los padres no podían descifrar. Luego fiebre... mucha fiebre. Su condición fue empeorando con el correr de los días. Los Kaufman sacaron su teléfono satelital para emergencias, y lograron dar sus coordenadas y un breve informe de su situación. Pero la llamada se cortó y no pudieron dar más detalles.

Varados en el medio del océano tuvieron que tomar la decisión extrema. Y acá paro. Porque para mí decisión extrema es algo que se asemeja a la historia de los rugbistas uruguayos en los Andes. Para mí decisión extrema es tirar la moneda para ver quien hace de tripas corazón y se hace comida de tiburón para aliviar el peso del velero. Pero verá lector del siglo XXI a continuación lo que es decisión extrema: apretar el botón.

No tenía idea que un velero tiene un botón que desde cualquier punto del planeta le puede enviar vía satélite una señal al US Coast Guard para indicarle que está en una situación de extrema emergencia. Los Kaufman debatieron largo rato antes de hacerlo ––(pensar que el debate conmigo habría durado una centésima de segundo)–– pero al final, temprano a la mañana, a 1.200 millas del pedazo más cercano de tierra, los Kaufman apretaron el botón.

El Coast Guard, que estaba ya en alerta luego de la primera comunicación, tardó unas cuantas horas en localizar el velero. Al mediodía un avión del ejército largó cuatro paracaidistas, un médico entre ellos. Con ellos llegó un bote inflable con motor que albergó a los 8 ocupantes hasta que un helicóptero los rescató.

Es increíble para mí pensar que vivimos en una época en la que pasan estas cosas: teléfono satelital. Familia de clase media que puede tirarse al mar y desafiar al Pacífico con unos meses de ahorro. Botón en un velero que puede enviar una señal. A una institución que tiene la capacidad de localizar una aguja en un pajar en cuestión de minutos. Y que cuenta en sus filas con gente capacitada que arriesga su vida para salvar otras.

La cuenta: arriba del medio millón de dólares. Eso es otro tema.

---------------------

Los que no nos animamos a desafiar al Pacífico ni viendo el mapa, por suerte, tenemos aviones. Recién llegado de unas vacaciones en las Islas Sandwich. Trabajando como un animal para compensar. Y listo para limpiar la casa. Veo que el Flaco no habló mucha tonteras durante mi ausencia. O lo que es lo mismo, veo que no posteó demasiado.  
Recién vuelvo del cine y tengo que decirles muchachos "no se la pierdan" es una obra de arte por lejos el mejor director de Argentina, después de Tiempos de Valiente, pensé que no iba a poder superarla Damian Szifron y me demostró todo lo contrario seis historias una mejor que la otra.
Voy a volver al cine a verla de nuevo, tanto así me gusto.

Wednesday, August 20, 2014

La tragedia universitaria argentina


Alieto Guadagni cuenta algunos datos del sistema universitario de la República Argentina. "La matrícula universitaria argentina está en el siglo XIX, no está en el XXI", dice. Menciona que habría que seguir el ejemplo del Uruguay. Esperemos que se debata sobre este tema. El país lo necesita.

Panqueques según Noticias

Cuando la música es la misma, pero cambia la letra… es que algunos se están dando vuelta. En NOTICIAS de esta semana: La hora de los panqueques.
Con su nueva canción contra el Relato K, Fito Páez anticipa el fin de ciclo. La estampida de arrepentidos que empiezan a despegarse del Gobierno.

Tuesday, August 19, 2014

Lo que la sociedad argentina no quiere oir...

United we stand, divided we fall

Tantos libros... tan poco tiempo...


Joseph Parent finds only two instances of successful political unification -the United States and Switzerland- which he contrasts with the failed efforts of Sweden and Norway and with Simón Bolívar’s attempt to unite South America. The book succeeds in building a realist explanation of unification. But with so few cases of voluntary political union, it is not clear whether Parent’s theory is all that illuminating. Still, the book does generate a clear prediction in regard to Europe: without an intense, enduring, and widely shared threat, the core European states will fail to merge into a true union.

Sunday, August 17, 2014

Confirmado, Queen fue una gran banda!

...te das cuenta cuando otros grandes tratan de ningunearla!
Dice Paul que no es algo en lo que este interesado el show estilo Freddy. Yo apuesto a que debe ser un gran patadura!

Friday, August 15, 2014

El Perito Moreno, aún vigente


El siguiente es un fragmento del artículo del trágicamente fallecido periodista y escritor Germán Sopeña. Este artículo fué publicado en La Nación en abril del 2001, a sólo días del accidente aéreo en el cuál falleciera Sopeña. Las opiniones de Sopeña sobre Moreno siguen vigentes, tanto como cuando se publicaron:
Como suele suceder con quienes ven muchos años por delante, Moreno sufrió enfrentamientos casi absurdos con distintos sectores políticos de su época. Siempre propensos, por necesidad, a la discusión de corto plazo, muchos políticos de las primeras décadas del siglo XX hicieron críticas a Moreno desde los ángulos más contrapuestos.

Sectores más a la izquierda lo acusaron de adoptar posturas nacionalistas. Sectores más a la derecha lo veían, en cambio, como un criticable internacionalista y demasiado amigo de Inglaterra, según la torpe argumentación de que había vivido en Londres, tenía amigos allí e impulsaba abiertamente el tendido de ferrocarriles, cosa que hizo efectivamente, con su conocido proyecto de ley para extender la red ferroviaria argentina, pero no para favorecer a empresa alguna sino para invitar genuinamente a la inversión.

Ni unos ni otros de esos críticos entendían que Moreno era uno de esos grandes liberales del siglo XIX, de aquellos que comprendían que el progreso y la modernización avanzan por encima de las fronteras, pero que estaban imbuidos, a la vez, de un fuerte sentimiento nacional. En realidad, esa dificultad para entender la necesidad de una síntesis ideal entre la identidad nacional y la necesidad de abrirse al mundo es la que subsistió hasta hoy en la Argentina y que explica, en buena medida, los retrasos y estancamientos sufridos por el país por falta de adaptación al mundo real. Contra eso luchaba Moreno y también allí su mensaje es válido hasta hoy.
Un hombre de tres siglos, de Germán Sopeña.
(el resaltado es mío)

Thursday, August 14, 2014

Parálisis educativa


En el 2012 decidí luego de varios años retornar a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT a fin de sumar a mi título de Licenciado en Historia el de Profesor en la disciplina. Solamente tendría que cursar algunas materias pedagógicas y unos cuantos cursos optativos. Al no tener dichas asignaturas la opción de rendirlas de manera libre, no quedaba más que esperar dos años para acceder a mi nuevo diploma. 

En teoría, en estos momentos ya debería ostentar mi condición de Profesor. Pero no es el caso. Razones por completo ajenas a  mi persona me lo han impedido. El año pasado tendría que haber finalizado con la promoción del último curso optativo que me faltaba. Ya tenía los cinco restantes. No llegué a asistir ni a la primer clase porque justo esa semana de agosto un grupo de estudiantes muy enfervorizados había decidido la toma de la Facultad en virtud del segundo caso de intento de abuso sexual en perjuicio de una joven ocurrido en inmediaciones de la unidad académica. Lo curioso es que ese  mismo día que se tomaba la Facultad, horas antes la supuesta víctima había confesado la falsedad de su historia al aclarar que todo se redujo a una pelea entre ella y su novio. Del primer caso, acaecido semanas antes, no se había vuelto a saber más nada. Esta primera supuesta víctima encargada de abrir la saga dijo haber sido obligada a subir a un vehículo por la fuerza en plena Avenida Benjamín Aráoz en un horario donde tanto personas como automotores circulan sin cesar. Como era de temerse, o de esperarse, nadie vio nada. Las cámaras de seguridad tampoco registraron rastros de la escena. La chica en cuestión, de la que por razones legales y de pudor nunca se supo la identidad, rehusó hacer la denuncia judicial y se negó a responder cualquier requisitoria, institucional, periodística o de lo que fuera.

Los dos casos quedaron en la nada. Lo que siguió viento en popa en cambio fue la toma por tiempo indeterminado de la Facultad de Filosofía y Letras, a las que pronto se sumaron las de Psicología, Artes y Ciencias Naturales. Otras, como la de Educación Física, mostraban su solidaridad con tomas de dos o tres días. El estudiantado rebelde exigía mayor seguridad al mismo tiempo que repudiaba cualquier presencia policial en los aledaños. "Fuera la yuta de la Universidad" era uno de los gritos de guerra. La pregunta es quién sino la policía, cuanto menos en los Estados modernos, puede encargarse primariamente de brindar seguridad a los ciudadanos ¿Acaso los Boy Scouts?
Pero como el de la seguridad es un reclamo vinculado por regla general a la derecha, pronto surgieron otros más afines al palo ideológico de esta remasterizada versión de la "juventud maravillosa" de otras décadas: la resurrección del comedor universitario (semillero de tantos luchadores populares mitológicos), boleto de ómnibus gratuito, incremento del presupuesto educativo, ruptura del vínculo UNT-Minera Alumbrera, sanción de una ley que declarara la emergencia sexual y doméstica(¿?), etc. etc.

Recién a mediados de octubre se levantaron las tomas. Fueron dos meses de parálisis total. Lo único que consiguieron sus ejecutantes fue la promesa de un comedor a futuro en Filosofía y Letras. Como la  mitad del cuatrimestre se había consumido, muchos profesores cancelaron los cursos que tenían previsto dar. Entre ellos se encontraba el mio, ese último que me faltaba.
No tenía otra que hacer ese u otro curso durante el primer cuatrimestre del año que ahora transcurre. La cosa es que no se llegaron a dictar más de dos clases por los paros de 24, 48 o 72 horas que desde el inicio del ciclo lectivo se fueron decretando. Hasta que el gremio docente decidió cortar por lo sano al anunciar una huelga por tiempo indeterminado desde el 23 de mayo en adelante.

Son ya 85 días sin clases. El año está prácticamente perdido. Las Facultades vacías. El Rectorado, donde hace unas horas se vivieron escenas de estremecedora violencia, permanece tomado por estudiantes que a esta altura no se sabe a quiénes responden o qué quieren. Las autoridades nacionales se han desentendido del tema, al señalar que cinco de los seis gremios docentes universitarios a nivel país aceptaron las sumas que se ofrecieron en las pasadas paritarias, por lo que descartan de manera terminante una reapertura de las mismas, como piden desde Adiunt. Las flamantes autoridades de la UNT, con Alicia Bardón a la cabeza, presas de la impotencia, han debido recurrir al gobierno provincial, quien hizo intervenir a la Secretaría de Trabajo de la Provincia, la que de inmediato dictó la conciliación obligatoria. Pero como desde Adiunt se desconoce la jurisdicción provincial en este conflicto, no se dan por aludidos en cuanto a dicha conciliación. 

Así estamos. Existe una inflexibilidad total entre las partes. Los únicos perjudicados, cuándo no, son los estudiantes. Los estudiantes de verdad, no aquellos que entienden a la Universidad como escuela de formación política. Son cientos los jóvenes de otras provincias que han tenido que retornar a ellas. Y lo peor es que los promotores de este paro salvaje dicen estar luchado en defensa de la educación pública. "Un docente luchando también está enseñando", puede leerse en un cartel pegado en la sede del Rectorado. Linda enseñanza ¿Por qué mejor no enseñan en las aulas? Conozco a varios impresentables que se dicen profesores, siempre listos para salir en cámara o parlotear ante un micrófono de prensa, que en su vida dieron una clase digna de tal nombre.

Este paro se termina cuando empiece a ponerse en práctica un principio elemental: día no trabajado, día no pagado. Porque es muy fácil "la lucha" cuando a fin de mes se me deposita íntegro el salario.
 La huelga es un derecho. El abuso no.







La Doctora Honoris Causa quiere el monopolio...

... así nos funde ella, tranquila y sin competencia.


is there anybody out there?

...si quieren bajo el nivel de mis intervenciones!

Wednesday, August 13, 2014

Reapareció Escudé

Pero desde hace mucho la retórica antinorteamericana ha traspasado todos los umbrales de la prudencia, imposibilitando una cooperación en ámbitos sensibles como el militar, en los que nuestros vecinos cuentan con todas las ventajas de una buena alianza. El país absorbió sanciones menores de Washington y Londres, mientras estas potencias armaban a nuestros vecinos hasta los dientes. A la vez, para consumo interno, el Gobierno se inventó una hipotética "guerra por los recursos" que, supuestamente, provendría de Estados Unidos. Destruyó la alianza extra-OTAN que delicadamente se había tejido durante los 90 y se redujeron los ejercicios militares con Estados Unidos a la vez que se coqueteó con Rusia, como en los años 80.
Con estas tácticas nada se puede ganar y todo se puede perder, juez Griesa por testigo. Sobredosis crónica de confrontaciones? ¡Tantas veces usé esta frase en mis escritos de los 80!
Mientras tanto, el mundo avanza y nosotros retrocedemos.
Copiado del artículo de Escudé, Sobredosis crónica de confrontación.

Tuesday, August 12, 2014

Miguel Cané y un párrafo de su libro "En viaje"


El siguiente párrafo es parte de la introducción que hace Miguel Cané de su libro En viaje (1881-1882). El texto alaba el progreso logrado por la República Argentina en sólo 50 años. Sin embargo, miren como se equivoca en el último párrafo, cuando dice "las conquistas alcanzadas no son de carácter transitorio". Ese gran país que era la Argentina ya no existe más:
Los americanos del Norte recibieron por herencia un mundo moral hecho de todas piezas: el más perfecto que la inteligencia humana haya creado. En religión, el libre examen; en política, el parlamentarismo; en organización municipal, la comuna; en legislación, el habeas corpus y el jurado; en ciencias, en industria, en comercio... el genio inglés. En el Sur, la herencia fatal para cuyo repudio hemos necesitado medio siglo, fue la teología de Felipe II, con sus aplicaciones temporales, la política de Carlos V y aquel curioso sistema comercial que, dejando inerte el fecundo suelo americano, trajo la decadencia de la España, ese descenso sin ejemplo que puede encerrarse en dos nombres: de Pavía al Trocadero. Así, cuando en 1810 la América se levantaba, no ya tan sólo contra la dominación española, sino contra el absurdo, contra la inmovilidad cadavérica impuesta por un régimen cuya primer víctima fue la madre patria misma, se encontró sin tradiciones, sin esa conciencia latente de las cosas de gobierno que fueron el lote feliz de los pueblos que la habían precedido en la ruta de la emancipación. De los americanos del Norte hemos hablado ya; hicieron una revolución «inglesa», fundados en el derecho inglés. Por menos de las vejaciones sufridas, Carlos I murió en el cadalso y Guillermo III subió al trono en 1688. Los habitantes de los Países Bajos, al emprender su revolución gigantesca contra la España absolutista y claustral, al trazar en la historia del mundo la página que honra más tal vez a la especie humana, tenían precedentes, se apoyaban en tradiciones, en la «Joyeuse Entrée», en las viejas cartas de Borgoña. La Francia, en 89 tenía mil años de existencia nacional, y si bien destruyó un régimen político absurdo, conservaba los cimientos del organismo social—93 fue un momento de fiebre;—vuelta la calma, la libertad conquistada se apoyó en el orden tradicional.
Nosotros, ¿qué sabíamos? Difícil es hoy al espíritu darse cuenta de la situación intelectual de una sociedad sudamericana hasta principios de nuestro siglo. No teníamos la tradición monárquica, que implica por lo menos un ideal, un respeto, algo arriba de la controversia minadora de la vida real. Jamás un rey de España pisó el suelo de la América para mostrar en su persona el símbolo, la forma encarnada del derecho divino. ¡Virreyes ridículos, ávidos, sin valor a veces para ponerse al frente de pueblos entusiastas por la dinastía, acabaron de borrar en la conciencia americana el último vestigio de la veneración por el personaje fabuloso que reinaba más allá de los mares desconocidos, que pedía siempre oro y que negaba hasta la libertad del trabajo!
No sabíamos nada, ni cómo se gobierna un pueblo, ni cómo se organiza la libertad; más aún, la masa popular concebía la libertad como una vuelta al estado natural, como la cesación del impuesto, la abolición de la cultura intelectual, el campo abierto a la satisfacción de todos los apetitos, sin más límites que la fuerza del que marcha al lado, esto es, del antagonista.
La revolución americana fue hecha por el grupo de hombres que habían conseguido levantarse sobre el nivel de profunda ignorancia de sus compatriotas. Las masas los siguieron para destruir, y en el impulso recibido pasaron todos los límites. Al día siguiente de la revolución, nada quedó en pie y los hombres de pensamiento que habían procedido a la acción, fueron quedando tendidos a lo largo del camino, impotentes para detener el huracán que habían desencadenado en su generoso impulso. Entonces aparecieron el gobierno primitivo, la fuerza, el prestigio, la audacia, reivindicando todos los derechos. ¿Formas, tradiciones, respetos humanos? La lanza de Quiroga, la influencia del comandante de campaña, la astucia gaucha de Rosas. Y así, con simples diferencias de estilo e intensidad, del Plata al Caribe. Recibimos un mundo nuevo, bárbaro, despoblado, sin el menor síntoma de organización racional: ¡mírese la América de hoy, cuéntense los centenares de millares de extranjeros que viven felices en su suelo, nuestra industria, la explotación de nuestras riquezas, el refinamiento de nuestros gustos, las formas definitivas de nuestro organismo político, y dígasenos qué pedazo del mundo ha hecho una evolución semejante en medio siglo!
¿Quiere esto decir que todo está hecho? ¡Ah! no. Comenzamos. Pero las conquistas alcanzadas no son de carácter transitorio, porque determinan modos humanos, cuya excelencia, aprobada por la razón y sustentada por el bienestar común, tiende a hacerlos perpetuos.

Europeos desterrados

-¿No será eso su personal experiencia de un destino general de América? Mario Faustino dijo que lo propio de América fue "nacer adulta", con una jurisprudencia ya desarrollada, una joya arabista, una prosa ya barroca... Aun hoy mismo, en la República Dominicana le insultan a uno en la calle llamándole "hereje" o "sin concepto".
-No había pensado en eso. Pero creo que, de algún modo, todos somos europeos. Europeos en el exilio, en el destierro, ¿no? Creo que los americanos somos europeos desterrados. Y eso nos hace heredar toda la cultura occidental. No sé si lo hemos aprovechado hasta ahora... quizá Estados Unidos lo hizo mejor que esta América. En todo caso, yo creo que no tengo nada en común, bueno, digamos con los aborígenes. Tengo una gota de sangre guaraní por ahí, pero eso no cuenta mayormente. Y creo que somos, sí, occidentales. Salvo que eso de occidentales también es falso, ya que en la cultura occidental Israel no es menos importante que Grecia. Entendida Roma como extensión de Grecia, desde luego. Pero creo que sentimos eso y debemos tratar de merecerlo.
(...)
Yo creo que el nacionalismo ha traído muchos males. Ante todo, va contra la pareja distribución de los bienes espirituales y materiales; eso es una. Y la otra es que na­cionalismo da a creer que cada país es el único; que el idioma que cada uno habla es evidentemente el mejor... Mañana va a salir un poema mío, en el que hablo de eso. Hablo de lo que me parece eso de estar parcelado en países, cada uno con su mito­logía peculiar, con antiguas o recientes tradiciones, con un pa­sado sin duda heroico, con agravios, con litigios...

Monday, August 11, 2014

Lucha desigual

Duro artículo de Vargas Llosa contra las acciones políticas y militares israelíes que sembraron de muerte y destrucción la franja de Gaza. Al peruano se le podrán adosar múltiples etiquetas, pero jamás la de ser alguien con antipatías hacia el Estado judío. De seguro seremos muchos los que vamos a avalar ciento por ciento sus palabras. La barbarie en estas últimas semanas vino mayormente de un solo lado.

Nadie puede negarle a Israel el derecho de defensa contra una organización terrorista que amenaza su existencia, pero sí cabe preguntarse si una carnicería semejante contra una población civil, y la voladura de escuelas, hospitales, mezquitas, locales donde la ONU acogía refugiados, es tolerable dentro de límites civilizados". 

"El gobierno israelí, desde los tiempos de Ariel Sharon, está convencido de que no hay negociación posible con los palestinos y que, por lo tanto, la única paz alcanzable es la que impondrá Israel por medio de la fuerza. Por eso, aunque haga rituales declaraciones a favor del principio de los dos Estados, Netanyahu ha saboteado sistemáticamente todos los intentos de negociación, como ocurrió con las conversaciones que se empeñaron en auspiciar el presidente Obama y el secretario de Estado John Kerry apenas éste asumió su ministerio, en abril del año pasado. Y por eso apoya, a veces con sigilo y a veces con matonería, la multiplicación de los asentamientos ilegales que han convertido a Cisjordania, el territorio que en teoría ocuparía el Estado Palestino, en un queso gruyère".

Sunday, August 10, 2014

My teachers!

Les presentó a mis profesoras de inglés:

Mrs Gladys Shakespeare que me enseña las buenas palabras desde hace una década:


y Ronnie que me enseña las malas!!! Esta es la clase definitiva para aprenderlas...Ramiro, tomá nota!!!!


Last Week Tonight With John Oliver - Argentina Default

No se puede embeber el video, así que veánlo aquí...

Thursday, August 7, 2014

Wednesday, August 6, 2014

Justicia en serio


Lo dijo alguna vez un viejo sabio:
                                                                    "Casi todas las buenas causas terminan prevaleciendo al final. La historia de este país es la historia de injusticias y aberraciones que han ido superándose".

Por qué la opinión de Ramiro...

...sobre los 70's y los Juicios era???????

Encontraron al nieto de Carloto...

Mi cuñado, hace unos años, recibiendo el pañuelo de manos de Carlotto:


Parodia?

Kicillof se queja porque el gobierno de Obama "no le pone límites al juez" Griesa en la causa de los holdouts

Marche una clase de instrucción cívica de jardín de infantes para el ministro de economía.

En serio, es penoso el nivel de ignorancia de la gente que tiene a su cargo la conducción de un país. Por más de mierda que sea el país*, hasta a mí me sigue sorprendiendo.

(*) "Juicio del siglo". Típico argentino que piensa que el mundo está pendiente de lo que toca o no a la Argentina. Sin lugar es un caso importante para quienes siguen el asunto, pero el 99.99% de los americanos no tienen la más mínima idea del caso. La Corte Suprema lo tiró al carajo al expediente.

Blog Archive