Tuesday, July 27, 2010

Gracias, muchas gracias, Diego (II)



Al igual que en el anterior post de Ramiro, el título aquí empleado es obviamente irónico. Hoy se ha oficializado que la AFA, en una decisión unánime de su comisión directiva, ha puesto punto final a su vínculo con Diego Maradona, quien de ahora en más dejará de ser el Director Técnico de la Selección Argentina.
Desde ayer ya se sabía cual sería el desenlace de esta historia que se empezó a escribir ni bien terminó aquel fatídico partido de Cuartos- y de Cuatro- con Alemania. Es que en el cónclave de la víspera, las posiciones de don Julio y de Diego se mostraron hiperdistantes. El "vicepresidente del Mundo", como alguna vez se definió, le ofreció renovarle el contrato por cuatro años a Maradona a condición que se despojara de toda su gente, desde su mano derecha y ayudante de campo, Mancuso, hasta el último de los utileros. Siete damnificados en total.
Nadie con un poquito de amor propio hubiera aceptado algo semejante. Y menos alguien con un amor propio tan desmesurado, alguien llamado infinidad de veces D10S por más de uno, alguien quien tiene hasta una iglesia que lleva su nombre, provista de los correspondientes feligreses.

Lo acontecido estos días fue sorpresivo. Aunque todas las encuestas daban por resultado que casi el 80% de los argentinos querían a Maradona afuera, lo que se confirmaba en el termómetro de la calle, de los cafés y de las más variadas tertulias, daba toda la impresión que a este partido el Diego sí lo había estudiado, preparando la táctica adecuada para ganarlo. Para ello contaba, a diferencia del Mundial, ahora sí con defensores de peso que imponían respeto: los ministros Aníbal Fernández, Florencio Randazzo y la mismísima presidenta Cristina Kirchner. Pero no alcanzó.

Nunca fui un adorador de Maradona, aunque tampoco pertenezco al grupo de los que lo aborrecen. Me dio, nos dio, incomparables alegrías, aunque no creo deberle ya nada. Con haberle perdonado una y otra vez, como a nadie, cantidad de desmesuras, cursilerías, disparates, atropellos y actos prepotentes, aquella deuda la siento saldada. Creo que me acompañan en este sentir millones de compatriotas.

Me apena este final. Uno hubiera deseado otro mucho más feliz ¿Pero alguna vez pudo caber esa posibilidad? Difícil.
Su designación para el cargo luego de la nunca aclarada renuncia de Basile me pareció una locura. Nunca entendí por qué a Ramiro le pareció una decisión acertada. Todos los problemas, las peleas, la falta de seriedad, la improvisación, la carencia de idoneidad, que fueron las notas salientes de la Era Maradona, resultaban absolutamente previsibles. No hacía falta el diario del lunes para rubricar un veredicto.

La gestión Maradona será recordada por un montón de cosas: el 6 a 1 de Bolivia; el perder el invicto de local en Eliminatorias después de 15 años (la última derrota había sido el 5 a 0 de Colombia en septiembre de 1993) a manos de Brasil en Rosario, donde el DT obligó a jugar el partido aduciendo que el público en la cancha de River no alentaba como debía; la clasificación gracias al milagroso gol de Palermo a Perú en el minuto ´48 del segundo tiempo, que diera lugar al chapuzón de Diego sobre el césped del Monumental; la renuncia de Riquelme a la Selección luego de un clásico exabrupto maradoniano, las peleas de conventillo con Batista, Brown, Bilardo, Lemme, Grondona, el hijo de Grondona; el culebrón en torno a Ruggeri, un personaje más apto para matón de baja estofa que para colaborador de Seleccionado; los célebres "la tenés adentro" y "que la sigan chupando"; la peor goleada sufrida en un Mundial desde 1974, etc. etc.

Cada uno hará su balance del ciclo de Maradona. Como se habrá advertido, yo ya hice el mio.

6 comments:

  1. Concuerdo. Lo deberían haber echado después del partido contra Alemania. Pero no tuvieron las bolas. Fue una jugada cobarde de parte de la dirigencia... se mojaron la bombacha después de ver la (incomprensible para mí) reacción de la gente cuando llegó el seleccionado luego de la vergonzosa caída contra Alemania.

    Me pareció acertada su designación porque pensé que el talento sobraba y era conducta y espíritu lo que le faltaba a la selección. Me equivoqué feo.

    Hasta nunca, Maradona. Y gracias por nada.

    ReplyDelete
  2. Estoy verdaderamente sorprendido al ver la reacción frente a la patada en el toor a Maradona. Me parece que somos testigos de un momento cumbre. Uno pensaba que a Maradona se le perdonaría TODO. Pero no. He leído comentarios tan fuertes contra el 10 que nunca imaginé serían posibles.

    Me parece que hoy hubo un derrame. Había mucha bronca contenida que salió del alma hoy. Me parece que mucha gente todavía abrigaba la idea de una explicación, una disculpa, un sinceramiento. En lugar, Maradona brindó lo que sale de su naturaleza del ser humano podrido que es: justificativos, acusaciones y ni una pizca de autocrítica. Y la gente dijo basta. Basta y chau.

    75 años después de enterrar a Gardel hoy los argentinos enterramos al otro símbolo que nos dio el siglo XX. En muy diferentes circunstancias. Por empezar, a este lo enterramos en vida.

    Hasta nunca, Maradona. Y gracias por nada.

    ReplyDelete
  3. No siento que sea el 'final' de Maradona. Esperen a que Brasil nos gané dos partidos seguidos o que quedemos afuera de la Copa América el año que viene y lo tendrán de nuevo en las tribunas...

    ReplyDelete
  4. ...en los cánticos de la gente me refiero...

    ReplyDelete
  5. No es sorpresa, Ramiro, la reacción de la gente. La gran mayoría siempre distinguió entre el Maradona jugador y el Maradona técnico. El primero, ídolo máximo, figura irrepetible; el segundo, una incógnita con sólo dos experiencias de lejana data, una peor que la otra.

    Por eso es que cuando renunció el Coco Basile, el nombre de Maradona aparecía muy por debajo de otros en las preferencias populares. Fue él quien se autopostuló, contando de inmediato con el lobby de algunos medios donde se desempeñaban sus alcahuetes amigos periodistas. Finalmente fue designado por don Julio (previa consulta con Julito y Humbertito), ante la sorpresa y el poco convencimiento general.

    Los comentarios lapidarios contra Maradona que se leen por estos días no se diferencian de los que fueron mayoritarios durante toda su gestión al frente de la Selección.

    La recepción al equipo al otro día de la goleada ante los germanos por unas cuantas miles de personas, es cierto que causó sorpresa a la mayoría de nosotros. Y causó sorpresa a la mayoría porque ésta jamás habría sido parte de esa bienvenida. Sólo una minoría irrepresentativa del sentir general la llevó a cabo.

    Maradona se fue como era de esperarse, atacando a viva voz a los otros y guardándose para sí la autocrítica que dijo haber hecho junto a sus colaboradores.

    Ojalá que se acierte con su sucesor, y que se busque a alguien que sea la contracara del Diego: serio, de perfil bajo, de larga y exitosa trayectoria como entrenador, enemigo de los escándalos, componedor, con contracción al trabajo, alguien para quien el horario en que se levante "a la mañana" no sea un impedimento para hacer entrenamientos de doble turno....

    En las tribunas albicelestes, el Diego puede volver a estar, como dice el Flaco, pero sólo como espectador. Nunca como reclamo.

    ReplyDelete
  6. No sé... justamente a eso me refiero, Flaco. El nivel de enojo que he percibido (en los comentaristas de Clarin o La Nación) habla de un desgaste enorme, se me hace. El 90% de los comentarios vienen con bronca y veneno como nunca vi contra la figura de Maradona. Debo decir, comparto el sentimiento.

    Pascual... vos también querés que vuelva Bielsa?

    ReplyDelete

Blog Archive