Tuesday, April 28, 2015

Elección capital


El domingo pasado por primera vez se utilizaron las PASO en la ciudad de Buenos Aires para definir los candidatos a competir por la jefatura de gobierno en las elecciones del 5 de julio próximo. Dos años atrás ya habían sido utilizadas en la ciudad para la cobertura de cargos legislativos nacionales. El por entonces recién constituido frente UNEN fue el único espacio político que se sirvió de las PASO para lo que es su razón de ser: dirimir por el voto ciudadano las candidaturas hacia el interior de una misma fuerza. La atractiva competencia dentro de UNEN convocó a gran número de sufragantes, haciendo que la naciente coalición política resultara la ganadora en la sumatoria de los votos cosechados por sus distintos candidatos. El Pro como el Frente para la Victoria fueron a la compulsa con candidatos únicos.

Las lecciones de aquella experiencia llevaron a que las fuerzas políticas porteñas prácticamente en su totalidad acatasen el real espíritu de las PASO en este 2015. Por la importancia y la visibilidad que tiene la ciudad de Buenos Aires, todo lo que allí acontezca es seguido con atención por el resto del país. El distrito porteño ve acrecentada su de por si enorme influencia política debido a que su jefe de gobierno se presenta como uno de los principales candidatos a suceder a Cristina Kirchner a partir del 10 de diciembre próximo. Para la carrera presidencial de Mauricio Macri era crucial que su partido se impusiera de manera contundente. El objetivo se logró con creces.

Al ex presidente de Boca Juniors le tocó manejar el espinoso asunto del no de Gabriela Michetti a su ofrecimiento para acompañarlo en la fórmula presidencial. La senadora prefería quedarse en la ciudad para pelear por el sillón que deja Macri, quien siempre pensó que su heredero natural debía ser su eterno jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. El líder del Pro quedó en una verdadera disyuntiva. Apoyar abiertamente a su preferido podría ser muy mal visto por muchos de sus potenciales votantes para la presidencia dentro y fuera de Buenos Aires, que lo ven como alguien distinto del típico jefe político cuya voluntad sus cuadros están obligados a acatar sin chistar. Además, ese apoyo explícito podía quedar desautorizado en las urnas si se imponía Michetti, quien en teoría era mucho mejor candidata que su rival, al que aventajaba por carisma y nivel de conocimiento.
Aun así, Macri decidió correr el riesgo y ensayó un publico apoyo, aunque sin estridencias, a Rodríguez Larreta.

Todo le salió redondo a Mauricio. Su candidato, ese a quien alguna vez el dirigente Santiago de Estada le dijo "Horacito, con esa cara jamás podrás ganar una elección", sumó casi el 30% del total de los sufragios, dejando a su contrincante interna muy atrás. La mayoría de los encuestadores coinciden en que Rodríguez Larreta empezó a subir semana tras semana en su intención de voto tras conocerse el apoyo de de Macri. Así, el líder del Pro robusteció su autoridad hacia el interior del partido de la mano de los votantes, quienes además le dieron al espacio en su conjunto otro categórico triunfo en toda la ciudad.

Mas esto recién empieza. Los triunfalismos antes de tiempo suelen pagarse caro. Aunque Buenos Aires parezca un bastión macrista inexpugnable, el Pro tiene en la figura de quien fuera el primer ministro de economía de Cristina Kirchner, Martín Lousteau, un rival de cuidado. Se trata de un excelente candidato, que hizo el domingo una gran elección. Tiene el potencial para atraer votos de distintos ámbitos. Muchos de quienes votaron a Gabriela Michetti bien podrían hacerlo por él en las generales de julio. Y si logra entrar al ballottage, la final puede ser un cabeza a cabeza entre él y Rodríguez Larreta. Si las cosas se complicaran para el Pro en su distrito insignia, Macri podría comenzar a despedirse de su sueño presidencial.

9 comments:

  1. Lo escuché decir a Rosendo Fraga que en la mayoría de las provincias, los resultados de las generales en el 2011 fueron en un 90% iguales a los de las PASO. Creo que vos estas exagerando cuando pensás que podría haber complicaciones para el Macrismo. Larreta es el próximo Jefe de Gobierno sin ninguna duda!

    ReplyDelete
  2. Pregunta a los miembros del blog:

    Si las elecciones fuesen mañana y hay dos candidatos, Scioli y Macri. A quién votan? Respondan, y sin vueltas, por favor.

    ReplyDelete
  3. Macri pudo ganar con facilidad las elecciones de 2007 y 2011 porque compitió en el ballottage contra el kirchnerismo representado por Daniel Filmus. Tenía la ventaja de competir contra un candidato que jamás podría entusiasmar a nadie y contra un espacio político que tiene en la ciudad de Buenos Aires a su electorado mayoritariamente más hostil.

    Ahora el panorama es distinto. Por empezar, Macri no es quien compite. Lo hace una persona de su plena confianza que tiene la mala suerte de contar con muy poco atractivo personal. Y su rival para la segunda vuelta esta vez no será seguramente el kirchnerismo, que es repudiado por el 70% de los porteños. Martín Lousteau puede llegar a ser una aspiradora de votos de todos los demás espacios, incluidos buena parte de los que se inclinaron por Gabriela Michetti el domingo. Yo no daría por descontado el resultado final de las elecciones en la capital del país.

    Mi voto ya está decidido. En las PASO del 9 de agosto voy a sufragar por el candidato radical, Ernesto Sanz. Y en las generales de octubre voy a hacerlo por quien lo va a derrotar en esas elecciones primarias, Mauricio Macri.

    ReplyDelete
  4. Por la única opción realista; Scioli.

    ReplyDelete
  5. Escrutinio de los votantes de este blog: Macri votado por todos menos Agustín.

    ReplyDelete
  6. Seguramente Agustín pronto recapacitará y terminará pintado de amarillo.

    ReplyDelete
  7. Tan probable como que Emilio salga a pegar afiches pro-Alperovich.

    ReplyDelete

Blog Archive