Thursday, June 18, 2015

Sociedad enferma


25 comments:

  1. Tipo enfermo. Producto de una sociedad enferma. Que no se cansa de parir una y otra vez enfermos con similares características.

    ReplyDelete
  2. Tenés que aprender a diferenciar lo que es un mal social de lo que no lo es.

    Por ejemplo, en Argentina murió un fiscal de la nación hace unos meses en circunstancias sospechosas. Yo, como una gran parte del pueblo argentino, sé que nunca vamos a saber que pasó. Por qué? Porque la justicia funciona como la misma miseria en Argentina. El grado de corrupción no me hace dudar que nunca vamos a saber que pasó. Y cuando miras el menú para las próximas elecciones, locales y nacionales, no te deben quedar dudas que este sistema tiene para rato. Esos son males sociales.

    En el caso de Estados Unidos, a la sociedad, representada en este caso por su sistema de justicia, la veo bien. Me enteré del hecho a las 5 am manejando a Los Angeles esta mañana. Sabía que antes de regresar a la oficina había un 80% que el tipo esté en custodia. No me equivoqué. Ya lo agarraron. Y seguramente le espera la pena de muerte.

    ReplyDelete
  3. No es casualidad ni mucho menos. Estos crímenes y los loquitos que los llevan a cabo, visibilizan la enorme violencia oculta pero omnipresente, que existe en la sociedad norteamericana. Escuché muchas interpretaciones y formas de explicar sus orígenes, pero ninguna tan pavota como la de Ramiro. Cualquier persona con algo de sentido común, aunque nunca en su vida haya asistido a una lección de estadística ni sepa diferenciar entre una medida de tendencia central o de dispersión, es capaz de ver un patrón incuestionable...

    ReplyDelete
  4. Digamos que la ecuanimidad no es una de tus virtudes. Cualquier cosa mala que ocurra en la Argentina te basta para catalogar a su sociedad de enferma. Cualquier cosa mala que ocurra en Estados Unidos se explica por razones bien puntuales que nada tienen que ver con patología alguna.
    Acá no estamos discutiendo si al tipo lo agarró la cana más o menos rápido. El tema pasa por la enorme frecuencia con que ocurren por allá estos casos, lo que no tiene parangón con ninguna otra sociedad civilizada. Tu presidente lo acaba de reconocer. Lo peor para un enfermo es no reconocer que lo está.

    ReplyDelete
  5. Evidentemente es un fenómeno que tiene una multitud de componentes.

    ReplyDelete
  6. El más importante: casi todos los casos tienen como protagonista a un individuo que usa psicofarmacos. Veo que éste no es una excepción a la regla.

    La sociedad tiene la culpa?

    ReplyDelete
  7. Increíble.En su afán por defender a diestra y siniestra a su sociedad de adopción, Ramiro es capaz de incurrir en cualquier disparate. Ahora la causa última que explica la sucesión interminable de tiroteos tiene nombre y apellido: los psicofármacos.
    La pregunta obvia sería por qué dichos medicamentos producen esos efectos no queridos casi exclusivamente entre ciudadanos norteamericanos ¿Será una prueba más de la famosa excepcionalidad del gran País del Norte?

    ReplyDelete
  8. Los seres humanos venimos al mundo con algo que nos caracteriza respecto de otras especies: la capacidad de razonamiento. Muchas veces la emoción se pone en su camino. Y cuando ello ocurre, un buen argumento, muere en forma prematura. Culpa no del argumento, sino del "argumenteador".

    En primer lugar, he planteado que el suceso de ayer no es una enfermedad social. No se ha refutado eso. Decir que este fenómeno es americano por excelencia es errado. En segundo lugar, es de un perezoso con pocas aspiraciones de disuadir efectivamente al interlocutor catalogar de "disparatado" un argumento al que no se hace el menor esfuerzo de refutar. Desafío: de los incidentes que has señalado en el blog en los últimos años, nombrarme alguno en el cual el agresor no había estado medicado durante un año anterior al hecho. Buena suerte.

    ReplyDelete
  9. Otra vez increíble. Uno no sale del asombro al escuchar este tipo de cosas.

    Si el problema fueran los psicofármacos, consumidos regularmente por cientos de millones de personas en el mundo, incluidos algunos miembros de este blog, episodios como el que comentamos deberían ocurrir en forma más o menos homogénea a nivel planetario. Sin embargo hay un país en el que las matanzas producto de balaceras tienen su patria por excelencia. De esto no cabe la menor duda. Obama, en muy sentidas palabras, lo ha reconocido abiertamente. No podía hacer otra cosa. Es que hay que estar muy cegado para no ver una realidad tan escandalosamente evidente.

    Este es un tema que ha sido debatido en repetidas ocasiones a lo largo de los años en este blog. Lo que habla ya por sí solo. Multitud de rostros como el que ilustra el actual post han pasado por aquí. Pertenecen a individuos que decidieron un buen día matar a discreción. Cada uno tiene una historia de vida diferente. Los iguala su nacionalidad.

    ReplyDelete
  10. Ni increíble ni asombroso: lo mismo de siempre. Una pregunta simple y no la contestás. Te la repito:

    "de los incidentes que has señalado en el blog en los últimos años, nombrarme alguno en el cual el agresor no había estado medicado durante un año anterior al hecho. Buena suerte."

    Aguardo tu respuesta.

    ReplyDelete
  11. A Ramiro lo respeto un montón, en muchas de sus miradas. Tiene razón al decir que somos la única especie con la capacidad de razonar en el ecosistema que vivimos. Carutti le llama la “mente tecnológica”. Nuestra mente es la única capaz de crear objetos y darle forma, ninguna otra especie podría inventar un auto, por ejemplo. El problema de la mente tecnológica, es que se cree la única inteligencia entre muchas otras que hacen posible la vida de la tierra. Lo que no puedo entender de Ramiro, es porque no puede bajar un poquito la cabeza e intentar reconocer los aspectos patológicos, como dice pascual, de la sociedad en la que vive, porqué no puede ver que todo planteo sistemático en algún lugar es débil, y qué reconocer eso fortalece al cambio? Yo veo que eeuu tiene miles de virtudes y también defectos. Mi personalidad y mis búsquedas me hacen más o menos afín a esas formas; de ahí mi libertad de elegir lo que más me guste, y así para todos. La solución no es la pena de muerte, eso para mí está clarísimo.

    ReplyDelete
  12. Agustín: te repito lo que dije antes sobre el tema. Lo que pasó esta semana con el tontulo que ves en la foto no es un problema social y habla de una patología social. En primer lugar, estos hechos no pasan exclusivamente en Estados Unidos, por lo que es errado decir que es una enfermedad social de Estados Unidos. En segundo lugar, este caso es diferente a los demás respecto de la motivación, ya que este guarda más paralelos con el KKK del sur de hace 60 años que con el ataque de Adam Lanza en una escuela primaria hace un par de años.

    ReplyDelete
  13. Tu ceguera llega a tales niveles que no te percatás que tu punto ya fue re contra rebatido hace varios comentarios atrás. Te invito a releerlos, esta vez con atención. No tengo nada nuevo que responder. Ya me explayé lo suficiente como para mandar al demonio tu alusión a los psicofármacos.

    A esta altura ya no sorprenden tus dichos. Los hemos venido escuchando cada vez que hay una matanza en Estados Unidos. Es decir cada dos por tres ¿Cuántas veces lo hemos visto ya al pobre Obama enviando sus condolencias a las víctimas de algún nuevo hecho de sangre?¿Cómo no entenderlo cuando dice que en ningún otro país civilizado ocurren situaciones así de manera tan frecuente? Ya debe estar harto de repetir este papel.

    A no dudarlo. Este tema volverá a ser abordado en el blog. Más temprano que tarde, desde Estados Unidos nos volverán a llegar noticias de otro asesinato masivo. Pero para vos esto no tiene nada que ver con un problema o patología social. Son sólo loquitos sueltos influidos por los psicofármacos. La pregunta del millón es por qué estos loquitos proliferan como hongos en la sociedad norteamericana y no así en otras donde el consumo de psicofármacos es igual o mayor.

    Cada uno de los casos de los últimos años han tenido sus particularidades más allá del patrón general de un individuo que irrumpe con su arma en un lugar y dispara contra los presentes. En el de Charleston surge claramente una connotación racista. Por lo que aquí aparece otra patología que se encuentra lejos de estar erradicada sobre todo en el sur estadounidense, donde muchos siguen venerando la bandera confederada.

    Un médico por allá.

    ReplyDelete
  14. Es llamativa la limitación de Ramiro para ceder o suavizar su posición a todas luces terca y sin otros fundamentos que el abuso de drogas legales. Me hace pensar que después de una especie de shock ideológico que tuvo hace unos años con el florecimiento del Opinador Compulsivo, no ha vuelto a poner su cabeza en modo receptivo, y se encamina lenta, pero inevitablemente, hacia un conservadurismo sin remedio.
    Vamos a ayudarlo a imaginar y agregar perspectivas a su pobre y rudimentario análisis; Aceptar que esta especie o tipo de violencia y el grado tan dramático con el que se expresa, responde a causas estructurales y no a simples coincidencias del universo, no supone decir que Estados Unidos es un país más violento que la Argentina, admitámoslo. Aunque tampoco se puede afirmar lo contrario!.

    1- Hay teorías que dicen que la violencia es una parte estructural del ser humano y que el objetivo último de los gobiernos, de las sociedades, de las organizaciones, no debería ser evitarla o abolirla, sino reconducirla, darle un cauce, una forma de expresarse que resulte lo menos perjudicial para la vida en sociedad. Esta teoría basa su hipótesis sencillamente en la historia de la humanidad. A mi me cuaja, no me gusta, pero me parece correcta. Podemos hablar de "épocas de paz", pero siempre esa expresión irá entre comillas, las guerras simplemente aparecen, siempre, cuando todo parece indicar que estamos encaminados a soluciones estrictamente pacíficas de los conflictos mundiales, alguien enciende una llama y arde Troya. No quiero entrar en comparaciones estadísticas, el siglo XX fue un polvorín y también lo fueron los siglos anteriores y aunque los humanistas nos empeñemos en afirmar que el mundo nunca estuvo mejor en diversos rubros (a lo cual adhiero), es inimaginable un futuro exento de violencia por doquier. A lo que quiero llegar cuando hago referencia a esta teoría, es que quizás, y paradójicamente la excesiva civilidad de los americanos, el comportamiento casi ejemplar de los aficionados a los deportes en las tribunas, la eficiencia del celo policial para reprimir expresiones "mínimas" de violencia (una pelea entre hinchas, una trifulca callejera entre dos automovilistas, cánticos racistas, etc), terminan funcionando como un catalizador o un caldo de cultivo para estos personajes que aparecen cada vez con más frecuencia.

    2- La teoría del doble estandar, de la doble moral, o teoría Michael Moore: Tiene mucha lógica y no debería ser descartada en absoluto: Es algo así como suponer que un niño alemán, hijo de un verdugo durante el Tercer Reich, no desarrolle naturalmente, fruto de la contradicción moral, alguna faceta psicópata en su adultez. Es un argumento bastante lógico. En el famoso documental sobre la masacre de Columbine, se muestran las imágenes de misiles y armamento recién construido, despachándose en camiones por el medio de Colorado. Es fácil pensar que en alguna parte de inconsciente de los habitantes algo no cierre del todo...

    ReplyDelete
  15. No, no respondiste, Pascual. Como siempre.

    ReplyDelete
  16. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero comprendo por qué te hacés el desentendido. No te queda otra. Lo que digo es irrefutable. Así de simple.

    Esta historia continuará...........

    ReplyDelete
  17. Repaso:

    Yo he dicho que este caso entra dentro de una serie de episodios que vienen ocurriendo. Y he dicho que hay una multitud de factores a analizar. Entre ellos, los psicofarmacos. Vos me has dicho que eso es un disparate. Yo entonces te dije que me nombraras un caso de los tantos a los que hiciste referencia en estos años en el cual el atacante no haya estado siendo tratado con esos tipos de drogas. Si en un disparate, como decís, en dos segundos me habrás dado tres ejemplos y al punto siguiente. No me diste ni un caso. Eso es lo que estoy esperando de vos.

    ReplyDelete
  18. Que estas situaciones tienen muchos componentes es innegable. Es posible que el uso de psicofármacos tenga su rol. Pero acá lo relevante es que ese cóctel de muchas situaciones que se conjugan para llegar a los resultados que conocemos se activa en los Estados Unidos con muchísima más frecuencia que en cualquier otro país civilizado. He aquí una realidad harto innegable, que hacés todo lo posible por ocultar.

    El tema es que psicofármacos se consumen en todo el mundo, y no en todo el mundo se dan tan seguido hechos de sangre de estas dimensiones ¿Por qué en Estados Unidos los efectos no deseados de estas drogas adoptarían un patrón tan característico?

    ReplyDelete
  19. Aquí se dejó de pensar parece. El único que intenta explicaciones sin yo

    ReplyDelete
  20. No tenés uno, entonces? OK. Entonces empecemos por aclarar que no sabés usar el vocablo "disparate".

    No creo haber nunca dicho que en Estados Unidos no se dan estos casos con mayor frecuencia que en otros países desarrollados. O sí? Citame que no me acuerdo.

    Flaco: ambas teorías son absurdas, desde mi punto de vista.

    ReplyDelete
  21. Me pones en un brete, no sé cómo seguir después de semejante refutación!!

    La enorme popularidad de la novela policial en EEUU es otro dato que aporta a mi teoría. La fascinación por el rubro no parece tanta causalidad. Dicen los que saben, Ricardo Piglia para ser exactos, que la cantidad de escritores que se dedican al rubro, la cantidad de libros que se editan, y la cantidad de gente que los lee, superan tranquilamente a las del resto de los países juntos.
    En Japón la pornografía sádica vende millones. La fantasía sexual típica de los japoneses involucra adolescentes (niñas) vestidas de marineras y sexo no consentido. El paralelismo que trato de establecer mi es difícil, la represión sexual de la sociedad nipona, la falta de muestras de afecto en público (vedadas culturalmente), son explicaciones bastante convincentes del gusto por la perversión, igual que la cada vez más Orwelliana sociedad norteamericana.

    ReplyDelete
  22. El término "disparate" está muy bien utilizado. Aunque se dice que no es de buena educación, a tu pregunta la respondí puntualmente con otra. La que dice ¿Por qué en Estados Unidos los efectos no deseados de estas drogas adoptarían un patrón tan característico?

    Tu clásica postura en este tema ha sido negar lo que todos vemos: que Estados Unidos es la patria por excelencia de criminales de esta especie. Como andás con mala memoria, te recuerdo un comentario tuyo correspondiente a este mismo post: "estos hechos no pasan exclusivamente en Estados Unidos, por lo que es errado decir que es una enfermedad social de Estados Unidos".

    ReplyDelete
  23. Por qué no respondés la pregunta?

    Yo te respondo la tuya: No sé si en Estados Unidos los efectos no deseados de estas drogas es el único lugar en el que posiblemente cause la implosión emocional de estos locos. El loco más sangriento de todos, a juzgar por el número de víctimas, justamente no fue americano, sino noruego. Anders Behring Breivik mató más de 70 personas en el 2011. El también estaba bajo los efectos de esas drogas. Qué tal el alemán que tiró un avión este año? Lo mismo.

    Y no te estoy dando ejemplos de alemanes y noruegos como chicana escondida para sugerir que en Estados Unidos estos hechos ocurren con la misma incidencia que ocurren en otros países desarrollados. Jamás afirmé eso. Y esa cita que ponés en ningún sentido avala tu postura. La lógica nunca fue tu fuerte.

    ReplyDelete

Blog Archive