Wednesday, June 24, 2015

Sociedad enferma

El sur de Estados Unidos fue un típico caso de sociedad enferma. 100 años después de haber perdido la guerra civil, el flagelo del racismo seguía vigente en el país más poderoso de la tierra. Unos meses antes que llegaron Los Beatles por primera vez hubo un bombardeo a una iglesia negra en Alabama en el que murieron cuatro nenas. Similar a lo que ocurrió la semana pasada en Carolina del Sur. Pero ahí se terminan las similitudes. Dicho incidente en Alabama fue el cuarto bombardeo en menos de un mes, y uno de 50 en esa época. De los 50 episodios, ninguna persona fue arrestada. La policía, infestada de miembros del KKK, nunca logró juntar evidencia para que se condene a una persona en todos esos ataques. Este ataque en Alabama queda para la historia porque es el primero del tipo que fue esclarecido, y marca el comienzo de una nueva época para el sur. Tardaron 14 años en llevar a la justicia a los atacantes, y no eran pocos en el sur los que simpatizaron por los atacantes. Cuando comenzó el juicio el sur había cambiado para siempre. Ya no existían las escuelas y los parques segregados, y con su desaparición comenzó a manifestarse el comienzo de la cura de esa sociedad enferma.

Pasaron poco más de cincuenta años hasta que llegamos al episodio de la semana pasada. El sur es irreconocible respecto del sur de los 60s. El atacante fue atrapado en menos de 24 horas y ahora sabemos una cosa sola: nunca más va a ver el mundo fuera de una celda. No creo que nunca vaya a ver un mundo sin racismo o sin racistas, pero el KKK no existe hoy, y locos como el loco en cuestión sólo encuentran simpatizantes en grupos reducidos en la web.

El muchacho dijo que quería comenzar una guerra racial con su ataque. Se olvidó que en este presente, a minutos del ataque, el presidente que fue elegido dos veces por el pueblo, que es negro, no iba a dudar en dar órdenes inmediatas al attorney general, que es negra, que se comunique urgente con el gobernador de Carolina del Sur, que es de descendencia hindú, para hacerle saber que tenía a su disposición todos los recursos del estado federal. El muchacho se equivocó de década.

2 comments:

  1. El racismo no es ni lejos el denominador común de los crímenes seriales de las últimas décadas ...
    Seguí participando...pero ponele más ganas

    ReplyDelete
  2. Es mi punto exactamente. Este caso no entra para mí en la misma bolsa del del loco de Aurora, por ejemplo.

    Acá he querido dar un ejemplo de enfermedad social. Servido, caballero.

    ReplyDelete

Blog Archive