Thursday, July 9, 2015

Desgrecia humana

En una entrevista con Georg Blume del DIE ZEIT, el economista francés Thomas Piketty da sus opiniones claras sobre el debate de la deuda europea…

“Tengo mucho miedo de que los conservadores, especialmente en Alemania, estén a punto de destruir a Europa y la idea de Europa, todo por culpa de su sorprendente ignorancia de la historia.

El pasado de Alemania, debe ser de gran importancia para los alemanes de hoy. Miremos la historia de la deuda nacional: Gran Bretaña, Alemania y Francia se han visto con anterioridad en la misma situación que la Grecia actual, y de hecho estaban aún más endeudados.

La primera lección que podemos tomar de la historia de la deuda de los gobiernos es que no estamos ante un problema de reciente aparición. Ha habido muchas maneras de pagar las deudas, y no sólo una, que es lo que los alemanes quieren hacerle creer a los griegos.

Cuando oigo a los alemanes manteniendo una postura moralista sobre la deuda y diciendo que creen firmemente que las deudas deben pagarse, entonces pienso: ¡Qué gran broma! Alemania es precisamente el país que nunca ha pagado sus deudas. No tiene ningún derecho a dar lecciones a las otras naciones.

Alemania es el mejor ejemplo existente de un país que, a lo largo de su historia, nunca ha pagado su deuda externa. Ni después de la primera, ni después de la segunda guerra mundial.

Sin embargo, sí ha hecho pagar con frecuencia a otras naciones, como por ejemplo, después de la guerra franco-prusiana de 1870, cuando exigió reparaciones masivas de Francia y de hecho, las recibió. El Estado francés sufrió durante décadas bajo esa deuda. La historia de la deuda pública está llena de ironía. Rara vez sigue nuestra idea de lo que es el orden y la justicia.

La historia nos muestra dos maneras de que un estado en deuda deje de ser un delincuente.

Uno lo mostró el Imperio Británico en el siglo XIX, después de sus costosas guerras contra Napoleón. Es el método lento que ahora se le recomienda a Grecia. El Imperio pagó sus deudas a través de una estricta disciplina presupuestaria. Esto funcionó, sí, pero tardó un tiempo extremadamente largo. Durante más de 100 años, los británicos dedicaron un 2 o un 3 por ciento de su economía a pagar sus deudas, que era más de lo que gastaban en escuelas y educación. Eso no tendría que haber sucedido entonces, y no debería suceder tampoco hoy.

El segundo método es mucho más rápido. Nos lo mostró Alemania en el siglo XX. Esencialmente, consiste en tres componentes: inflación, un impuesto especial a la riqueza privada, y alivio de la deuda.

El conocido como “milagro económico alemán”, se basa en el mismo tipo de alivio de la deuda que actualmente Alemania le niega a Grecia.

Tras el término de la segunda guerra mundial en 1945, la deuda de Alemania ascendió a más del 200% de su PIB. Diez años más tarde, la deuda pública era inferior al 20% del PIB. Por la misma época, Francia logró un cambio de tendencia similar. Nunca hubiéramos logrado esta reducción increíblemente rápida de la deuda a través de la disciplina fiscal que hoy recomendamos a Grecia.

Pero esa rápida recuperación, se debió en gran parte al alivio de la deuda.

Recordemos que en el Acuerdo de Londres de 1953, sobre la deuda alemana, el 62% de la deuda exterior alemana fue cancelada y se reestructuraron sus deudas internas.

25 países acreedores, entre ellos Grecia, le perdonaron esa deuda a Alemania.

Y fue una decisión política y económica racional. Todos esos países reconocieron que, después de grandes crisis que crean enormes cargas de deuda, en algún momento la gente tiene que mirar hacia el futuro. No podemos exigir que las nuevas generaciones paguen durante décadas por los errores de sus padres. Los griegos han cometido, sin duda, grandes errores.

Pero a pesar de esto, las generaciones más jóvenes de griegos no tienen una mayor responsabilidad por los errores de sus mayores que la que tuvieron las generaciones más jóvenes de alemanes en los años 1950 y 1960. Tenemos que mirar hacia adelante. Europa fue fundada en el perdón de la deuda y en la inversión en el futuro. No en la idea de la penitencia sin fin. Tenemos que recordar esto.

Negar los paralelismos históricos con el período de la posguerra sería un error. Vamos a pensar en la crisis financiera de 2008/2009. No fue una crisis cualquiera. Fue la mayor crisis financiera desde 1929. Así que la comparación es muy válida. Esto es igualmente cierto para la economía griega: entre 2009 y 2015, su PIB ha caído en un 25%. Esto es comparable a las recesiones en Alemania y Francia entre 1929 y 1935.

Ahora muchos alemanes creen que los griegos aún no han reconocido sus errores y que desean continuar con sus vicios sin pagar por ello.

Pero si en su momento los demás países (incluida Grecia) hubieran tratado de la misma manera a Alemania, diciendo que los alemanes de la década de 1950 no habían reconocido sus errores, actualmente, Alemania aún estaría pagando todas esas deudas.

Los alemanes se creen muy generosos, cuando en realidad, actualmente, Alemania se está beneficiando de Grecia, ya que extiende préstamos a relativamente altas tasas de interés.

Por lo tanto, necesitamos una conferencia sobre todas las deudas de Europa, al igual que después de la Segunda Guerra Mundial. Una reestructuración de toda la deuda, no sólo en Grecia, sino en varios países de Europa. Es algo inevitable”


Fuente: 
http://www.zerohedge.com/news/2015-07-06/piketty-germany-has-never-repaid-its-debts-it-has-no-standing-lecture-other-nations

3 comments:

  1. https://youtu.be/8UCrjcak6zk

    ReplyDelete
  2. Nadie debería pagar ninguna deuda, cierto?

    El problema de ver el mundo analizado por gente que no tiene idea de como funciona el mundo.

    ReplyDelete

Blog Archive