Tuesday, August 25, 2015

El hartazgo


Cada vez que Tucumán se convierte en el centro de la atención nacional e incluso internacional no suele ser precisamente por razones que enorgullezcan a quienes vivimos en esta provincia. La jornada de ayer va a quedar grabada mucho tiempo en la memoria colectiva. Una inmensa multitud que se convocó en Plaza Independencia parar repudiar el sinnúmero de irregularidades registradas en las elecciones celebradas el día anterior, fue brutalmente reprimida por la policía provincial. Se lanzaron gases lacrimógenos a centímetros de la cara de los manifestantes, muchos de los cuales tenían a sus hijos en brazos. Luego vinieron los bastonzos y las balas de goma. Y por si fuera poco, minutos después apareció la policía montada que se avocó a perseguir a la gente por medio de la plaza como si se estuviera en un rodeo. Algunas de las personas que no se amilanaron ante la arremetida de los uniformados y permanecieron firmes frente a Casa de Gobierno, fueron golpeadas y llevadas a rastras por los policías, muchos de los cuales vestían de civil. El mismísimo jefe de policía de la provincia dirigió la represión. 

Pudimos ver en vivo lo que acontecía gracias a que Canal 8 transmitió sin interrupciones desde el lugar de los hechos. Las imágenes eran tan impactantes que varios canales nacionales se acoplaron a la señal local. Dada la envergadura de la noticia, cualquiera que no viviera en Tucumán supondría que el otro canal de aire aquí existente estaría haciendo lo mismo que su colega. De ningún modo. Para las autoridades de Canal 10 la prioridad en la pantalla fue seguir mostrando, como si nada pasara, a Tinelli y su troupe de bailarines. Como el domingo a la prioridad la tuvo cuanto ocurriera en Casa de Gobierno. Allí el canal "de todos los tucumanos" instaló un estudio paralelo donde faltó poco para ver a sus periodistas estrellas sumarse a los cánticos de la enfervorizada militancia presente en los salones.

Fue sorprendente la cantidad de gente que se concentró anoche en Plaza Independencia. En la previa parecía que no iban a ser más que un par de gatos locos. En buena hora que gran parte de la ciudadanía haya echo oír su descontento con un estado de cosas que viene de demasiado tiempo atrás. La estirpe política que monopoliza el poder desde hace doce años es cada vez más ostentosa en su impudicia. Luego de tanto tiempo usufructuando el Estado provincial, se ha acostumbrado a considerarlo un bien que le pertenece por derecho propio. En el caso del gobernador, en vista de su parentela acomodada por aquí y por allá, directamente un bien familiar. Cada funcionario público repite el esquema a escala de acuerdo a su jerarquía. 

Así las cosas, no debería sorprender que se aferren al poder con uñas y dientes y que estén dispuestos a todo con tal de conservarlo. Muy claro al respecto fue el senador Sergio Mansilla, vergonzosamente habilitado para presentarse en estas elecciones por intermedio de un Per Saltum aceptado por la Corte Suprema de la provincia, cuando semanas atrás dijo que sólo muertos los sacarían de sus cargos. Idénticas palabras empleó en su diario personal Joseph Goebbels una vez que Hitler se convirtió en Canciller de Alemania en 1933.
El descaro de esta dirigencia política ha ido creciendo al ritmo de sus bolsillos. No han tenido empacho en gastar millones y millones en afiches y gigantografías. Desde hace meses que la provincia está poblada de caras, algunas harto conocidas y otras nada familiares. Un candidato a legislador llegó a sortear un automóvil durante un "bingo solidario" donde cerró su campaña. Otro a concejal por Tafí Viejo ofreció un lote de 20x15 mts. en una rifa cuyo ganador sólo accedería al premio en caso de resultar aquel electo. El reparto de bolsones, que otrora se practicaba disimuladamente y de madrugada, ahora se hizo en horario central y a la vista de todo el mundo. Y si había algún reflector cerca, mejor.

¿Cómo no sospechar que el fraude puede ser una más de las estratagemas que esta gente está dispuesta a llevar a cabo con tal de aferrarse a sus privilegios? Y más después de conocer los hechos de violencia del pasado domingo, donde se quemaron urnas y grupos de choque atacaron las escuelas donde se hacía el recuento de votos.
El gobernador electo no va a poder librarse así nomás de esta mancha en su legitimidad de origen. 





5 comments:

  1. La "democracia" de Tucumán siempre tuvo sus bemoles. Pero la descripción que haces de los hechos, y que está en armonía con todo lo que he leído (afortunadamente, no tengo conocimiento personal de la situación), hace pensar que las cosas nunca han estado peor. Nunca imaginé que a los 42 años diría esto, pero lo digo y sin timidez: la democracia ha fallado en Tucumán.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Te volviste un pesimista desde tu cumpleaños número cuarenta. Hace un par de años mostrabas orgulloso una carta que te había mandado un legislador de Claremont, y ahora, en el post anterior, te declarás apático de la política yanqui y hasta decís que no vas a votar el año que viene.
      La democracia en Tucumán esta madurando. Deberías haber visto ayer Teve Prensa, después de las protestas, parecía un programa de TN!!

      Delete
    2. Sigo admirado con la democracia americana. Hoy, sin ir más lejos, he estado siguiendo en vivo el debate en la legislatura californiana sobre una ley que, de ser aprobada, va a tener un gran impacto en mi práctica. La moderación, el respeto, la civilidad, la organización, la puntualidad. Todo es una cosa que todavía, 15 años luego de vivir acá, le llaman la atención a este morocho de la selva tucumana. Decir que esto es democracia y llamar democracia al sistema que impera en Tucumán es un disparate. Lo que rige en Tucumán no es democracia. Es miseria.

      Delete
  2. Como ya les conté, mi mayor placer de la vida en el último año es clavarme los auriculares y escuchar videos, entrevistas, documentales, audio-libros, etc. Les sorprendería lo poco que aprovecha las imágenes la gente. No te perdés de nada escuchando sin ver. Ayer, sin ir más lejos, me dormí escuchando un documental de la teve pública alemana, DW, sobre las pensiones para refugiados que tiene Alemania (refugiados, no inmigrantes ilegales). Se sorprenderían de ver el confort que le brinda el Estado alemán a afganos, sirios, y otros refugiados de países en guerra. Lo cual me lleva a pensar que la democracia yanqui esta en pañales...

    ReplyDelete
  3. El estado de bienestar yanqui está en pañales –querrás decir.

    "tenés razón, afortunadamente para los yanquis!!" sería mi efusiva respuesta.

    ReplyDelete

Blog Archive