Thursday, September 17, 2015

El fallo que anula


Ayer de tarde, casi a la misma hora, los tucumanos fuimos sacudidos por dos terremotos simultáneos. Uno debido a causas naturales, cuyo epicentro se ubicó a varios miles de kilómetros de nuestra provincia, frente a las costas chilenas. Otro en cambio fue de naturaleza institucional y tuvo como epicentro el palacio de Tribunales. Desde allí la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo emitió un fallo por el que se declaran nulas las elecciones del pasado 23 de agosto y se ordena al Poder Ejecutivo provincial la convocatoria de nuevos comicios en el menor tiempo posible. 
Se trata de una medida judicial inédita, cuyos efectos políticos han sido profundos, inmediatos y de alcance nacional. Por tratarse de una situación institucional sin precedentes tanto en el ámbito provincial como nacional, no existe certidumbre acerca de lo que ha de venir de aquí en más. Todos los caminos están abiertos. 

Para opinar con mayor fundamento acerca de este inusual veredicto que tomaron los jueces Salvador Norberto Ruíz y Ebe López Piossek, tendríamos que tomarnos el trabajo de leer las 49 páginas en que está expuesto. Aunque desde ya se puede inferir que para llegar a su drástica decisión los jueces recurrieron al criterio de sumar las múltiples irregularidades registradas antes, durante y después del acto electoral del 23 de agosto.

Se sabía que estas elecciones no iban a ser tan tranquilas y previsibles como las de 2003, 2007 o 2011, donde el dominio del peronismo con su camuflaje alperovichista fue completo y siempre creciente. La única incógnita de esas compulsas electorales era por cuánto iba a ganar el oficialismo, si iba a duplicar o triplicar los votos que obtuviera la segunda fuerza. De pronto los tucumanos nos acostumbramos a ver al partido gobernante llegar a ostentar más del 70% de los sufragios ya fuera en elecciones para cargos ejecutivos locales o en las legislativas nacionales de mitad de mandato, donde si había por ejemplo cuatro bancas en juego, las cuatro quedaban en manos de los muchachos peronistas. Tucumán adoptó así la fisonomía de provincias como Santiago del Estero, La Rioja o Formosa, famosas por la increíble popularidad de sus gobernantes, los que acostumbran a ganar por robo, en todos los sentidos de la palabra, cualquier elección que tengan por delante. 

La desaparición a nivel nacional del bipartidismo fue uno de los más notorios y funestos efectos que dejó la gran crisis de principios de siglo. La UCR, tradicional referente de los sectores medios urbanos y partido más que centenario, que le diera al país grandes dirigentes que con mayor o menor éxito ocuparon varias veces la presidencia de la Nación y sinnúmero de gobernaciones, desapareció en cuanto opción política viable. En Tucumán se dio el mismo fenómeno con la llegada al poder en octubre de 2003 de José Alperovich, un ex radical que hizo su curso acelerado de peronismo de la mano de Julio Miranda. Tan acelerado que no tuvo ni tiempo de aprenderse la marchita. Sí aprendió en cambio todas las mañas habidas y por haber propias aunque no exclusivas del peronismo. Fue en la materia un alumno aventajado.

Las elecciones provinciales de este año traían la novedad de no tener a Alperovich como candidato a gobernador y además la conformación de una fuerza política competitiva en la que convergían los principales partidos opositores y una fracción no menor del peronismo distanciado del PJ oficial. Se abrían entonces expectativas ciertas de destronar al sector que viene ejerciendo su hegemonía en Tucumán desde hace dos años. Sin embargo, tanto el escrutinio provisorio como el definitivo dijeron que aquellas expectativas eran infundadas. La oposición no acepta esos guarismos desde la misma noche de los comicios, arguyendo que las distintas trampas e irregularidades registradas configuran un fraude generalizado. Los miles de tucumanos que coparon la Plaza Independencia durante nueve noches tienen la misma convicción. Ayer se hizo público que dos jueces de Cámara también. 


No comments:

Post a Comment

Blog Archive