Saturday, October 3, 2015

Esa mala costumbre


Volvió a suceder. Como era de esperarse, otro tiroteo en Estados Unidos segó vidas humanas. Esta vez las víctimas mortales fueron nueve, mientras que los heridos, algunos de gravedad, superan la veintena.
Un campus universitario de Oregon resultó ahora el escenario de la tragedia, perpetrada por un individuo de 26 años de edad de nombre Chris Harper Mercer, quien resultó abatido por la policía. Su nombre se suma a la larga lista de asesinos cuyos crímenes tienen marcadas características comunes.

Otra vez tuvimos que ver al presidente Obama salir públicamente a dar sus condolencias a las víctimas y a sus familias. Visiblemente afectado e indignado por tener que estar por quinceava vez en esta situación, el líder demócrata se expresó en términos con los cuales es imposible disentir. Dijo, entre otras cosas, que "todos los países del mundo tienen ciudadanos con enfermedades mentales, pero nosotros somos el único que sufre este tipo de tiroteos todos los meses"...."esto se ha convertido en una rutina, nos hemos vuelto insensibles".

Imposible no relacionar esta sangrienta rutina norteamericana con el amor fetichista que esa sociedad profesa por las armas, en la que muchos parecen ver uno de los más caros símbolos de las libertades individuales. En el gran país del Norte, un vaso de agua y un arma de grueso calibre no se les niega a nadie. Así que no hay de qué sorprenderse cuando se descubre que un joven de 26 años como en este caso poseía un arsenal de trece armas con alto poder de fuego, todas adquiridas legalmente.

Si buena parte de los norteamericanos van a seguir como hasta ahora, viendo en esta incesante serie no más que un conjunto de hechos asilados protagonizados por loquitos sueltos, se puede estar seguro que los mismos han de continuar sin ningún obstáculo por toda la geografía de su país. Una sociedad tan pródiga en escupir individuos así de desequilibrados, quienes siguen casi al dedillo un similar protocolo de sangre, debe interrogarse acerca de lo que pasa en sus entrañas. 

25 comments:

  1. Me parece que es una sociedad muy medicada. Este caso no es una excepción.

    PD: a juzgar por el número de víctimas de hechos de esta naturaleza, el problema es enorme. Si siguen ocurriendo estos hechos (no tengo dudas que van a seguir ocurriendo) pronto vamos a alcanzar el número de víctimas de Cromagnon.

    ReplyDelete
  2. Tengo la solución. Hay que ponerse más estricto con las farmacias. Habría que clausurar muchas de ellas. Y que en su lugar funcionen nuevas y más modernas armerías.
    Balas para todos.

    ReplyDelete
  3. Yo tengo una mejor: pongamos restricciones a la venta de armas y solucionamos el problema.

    ReplyDelete
  4. Que análisis tan superficiales che. Parece que el único que piensa en este blog soy yo. Mí teoría de la "violencia contenida", no solo es más compleja sino que intenta ir a la raíz del asunto. "Sociedad muy medicada" y facilidad de acceso a las armas son solo explicaciones del modo en que estos loquitos estallan.

    ReplyDelete
  5. Por supuesto. Lo más lógico y razonable sería empezar por poner restricciones a la adquisición y tenencia de armas, ya que por medio de ellas se comete la seguidilla de crímenes que tanto caracterizan a Estados Unidos. Pero ni el mismo Obama es capaz de animarse a dar batalla contra la patológica satisfacción que tienen sus compatriotas por la posesión de armas. Sabe bien que es muy difícil enfrentar al poderoso lobby armamentista, con la Asociación Nacional del Rifle y sus millones de miembros a la cabeza. Le ha sido infinitamente más sencillo destrabar conflictos con tradicionales enemigos de Estados Unidos, como Cuba e Irán, que dar siquiera tímidos pasos en el intento por tratar de modificar esa idiosincrasia con olor a pólvora tan arraigada.

    El padre del asesino de Oregon se preguntaba cómo podía ser posible que su hijo tuviera en casa un arsenal de trece armas de grueso calibre. El hombre, en todo su dolor, parece no advertir que su hijo vivía en Estados Unidos, donde tal situación no tiene nada de extraordinaria.

    En los psicofármacos no puede buscarse la principal causa de estos hechos de sangre. En todo el mundo se consumen diariamente toneladas de ellos, pero sólo en Estados Unidos ocurren con semejante frecuencia tiroteos por aquí y por allá.
    Según diversos estudios, en Argentina se consumen más psicofármacos que en Estados Unidos, Brasil, Canadá y la mayor parte de los países europeos. Sin embargo aquí, en sus ocho años de mandato, Cristina Kirchner nunca tuvo que salir a condolerse con las víctimas de masacres de esta naturaleza. En igual lapso, a Obama le tocó hacerlo quince veces.

    Estados Unidos no es el mayor consumidor per cápita de psicofármacos. Sí es, y por lejos, el que tiene mayor cantidad de armas por habitante. Un dato que habla con contundencia.

    ReplyDelete
  6. Hemos discutido muchas veces sobre este tema. Como todo fenómeno de esta índole, no hay una sola razón o causa que explica estos hechos. Estados Unidos siempre ha sido un país en el que las armas ocupan un rol que no ocupan en otros países civilizados. La pregunta, entonces, es porque estos tiroteos en escuelas nunca ocurrieron antes de Columbine? Espero tu respuesta.

    ReplyDelete
  7. Porqué no había farmacias??

    ReplyDelete
  8. Buena respuesta, Flaco.

    Espero la de Pascual.

    ReplyDelete
  9. http://www.infowars.com/lithium-love-was-oregon-gunman-on-psychiatric-meds-linked-to-violence/

    ReplyDelete
  10. Es evidente que para que se produzcan estos hechos tienen que confluir varios factores. Cualquiera fueran ellos, resulta un dato innegable que es Estados Unidos el lugar donde esa combinación letal encuentra su ambiente más propicio.

    En mi parecer, el papel que tienen las armas en la sociedad norteamericana es uno de los factores fundamentales que están detrás de esta interminable saga criminal. Las armas no son objetos inocuos. No existe otro artefacto que simbolice con más precisión la muerte. Una sociedad sembrada de armas como la norteamericana no puede sorprenderse demasiado cuando uno de sus millones de portadores decide poner en acto la violencia, muerte y destrucción que toda arma potencialmente promete.

    A esta altura sería absurdo seguir viendo estos casos como hechos aislados atribuibles al desequilibrio mental de algunos individuos. Muy por el contrario, estamos aquí ante un problema social, donde una sociedad determinada es la afectada.

    Hagamos de cuenta que el asesino de Oregon hubiera nacido en la Argentina, más precisamente en Tucumán. A sus 26 años, su salud psíquica deja mucho que desear. Ha pasado por las manos de varios psicólogos sin muchos resultados. Consume por su cuenta todo un cóctel de psicofármacos, y lo hace a diario. Los compra en la farmacia de la tía del Flaco, hoy administrada por Pepín, quien se hace el distraído frente a la inscripción "venta bajo receta archivada" que tiene cada una de las cajas que le vende al desahuciado joven.
    A diferencia de su alter ego norteamericano, al Chris Harper Mercer tucumano jamás se le pasó por la cabeza adquirir un arma. Menos que menos trece de ellas. Ni sabe donde se venden. Ni quién enseña a usarlas. Ni el lugar donde se puede hacer prácticas de tiro. Le ha tocado nacer en una sociedad donde no existe la cultura de las armas. Como consecuencia, el Mercer tucumano, a pesar de sus problemas mentales y de los psicofármacos que groseramente consume, no ha matado a nadie.

    ReplyDelete
  11. Ramiro,, esperamos tu opinión destacada

    ReplyDelete
  12. No deberías esperar. Podrías simplemente ver mis comentarios a posts similares para ver mi opinión.

    El que espera soy yo. La pregunta que le hice a Pascual es muy simple. Si estos hechos responden a una enfermedad social americana y a su obsesión con las armas, por qué estos hechos se circunscriben a los últimos 20 años?

    Agrego otras acá y prometo que no tengo expectativas que va a responderlas.

    1) Si "las armas en la sociedad norteamericana es uno de los factores fundamentales que están detrás de esta interminable saga criminal", cómo se explica que mientras la venta de armas ha aumentado considerablemente durante estos últimos 30 años (164 millones de armas se han vendido desde los ochentas hasta ahora) el número de homicidios causados por un arma de fuego ha ido de 6.6 en 100.000 en los ochentas a 3.5 ahora?

    2) Por qué hechos como este reciente de Oregon se dan en una abrumadora mayoría en estados como New York, California (Oregon, ya que estamos) que son los estados más progresitas y con mayores restricciones a la portación libre de armas y no en los que hay mayor número de armas per cápita?

    Pregunto.

    A qué no responde? Quién quiere apostar?

    ReplyDelete
  13. Ramiro, creo que el que tiene que refutar que no se trata de una "enfermedad social americana" sos vos, no Pascual. La frecuencia y la localización de estas masacres amerita un esfuerzo intelectual de tu parte y un atisbo de explicación. En este último comentario estas sugiriendo algo nuevo; has trazado un relación entre estados demócratas o progresistas con estos hechos, deberías terminar de redondear la idea.

    ReplyDelete
  14. Repito mis intentos:
    1- Violencia contenida, excesivo control, sociedad "Orwelliana", individuos que se rebelan.
    2- Inconsiente colectivo hipócrita; bien al estilo Michael Moore: inconsistencia entre el discurso del poder y los hechos.

    ReplyDelete
  15. Flaco, creo que en las preguntas que puse arriba está mi refutación. Lee de nuevo las preguntas. Y esperemos las respuestas.

    Por otro lado, sugiero otros puntos para complementar to lista:
    3- falta de novia/sexo
    4- exceso de video juegos
    5- ausencia de figura paterna
    6- deseo de fama
    7- acné
    8- exceso de comidas saturadas en grasa
    9- falta de una buena base católica
    10- celos a Justin Bieber

    ReplyDelete
  16. Como de costumbre, Ramiro "responde" los cuestionamientos haciendo preguntas. Y tiene el tupé de decir que esas preguntas son ya refutaciones.

    No se puede responder la pregunta que ahora formula en razón de que conlleva una afirmación rotundamente falsa, la que sostiene que los tiroteos en Estados Unidos se circunscriben a los últimos 20 años. Las matanzas masivas por amas de fuego no arrancaron con la de Columbine. Por citar un par de ejemplos, en agosto de 1966 un joven de 25 años mató a 16 personas e hirió a otras 30 en la Universidad de Texas. En julio de 1984 un individuo de 41 años mató a tiros a 21 personas, entre ellas varios niños, en un McDonald´s de la localidad de San Ysidro, California. De nuevo en Texas, un sujeto de 35 años asesinó a 23 personas en una cafetería y luego se suicidó. Fue en octubre de 1991. La lista es mucho más extensa.

    Las masacres en masa en distintos escenarios, escolares o no, como se ve, no son algo nuevo en la historia de Estados Unidos. A lo que asistimos sí en los últimos tiempos es a su incremento. Que casualmente es el período en que ha aumentado la venta de armas, tal como nos cuenta Ramiro. Todo tiene que ver con todo, diría nuestra presi.

    El ex Stradivarius incluye a Oregon entre los Estados más progresistas y con mayores restricciones a la portación de armas. Hasta hace unas horas, Oregon era el lugar donde se podía decir que había ocurrido el último tiroteo. De acuerdo a las recientes noticias, a ese lugar lo ocupa ahora Arizona................
    Ya vemos lo restrictiva que es la legislación de Oregon al respecto. Un sujeto puede tener un arsenal de 13 armas de grueso calibre en casa sin ningún problema.

    ReplyDelete
  17. 1) Si "las armas en la sociedad norteamericana es uno de los factores fundamentales que están detrás de esta interminable saga criminal", cómo se explica que mientras la venta de armas ha aumentado considerablemente durante estos últimos 30 años (164 millones de armas se han vendido desde los ochentas hasta ahora) el número de homicidios causados por un arma de fuego ha ido de 6.6 en 100.000 en los ochentas a 3.5 ahora?

    2) Por qué hechos como este reciente de Oregon se dan en una abrumadora mayoría en estados como New York, California (Oregon, ya que estamos) que son los estados más progresitas y con mayores restricciones a la portación libre de armas y no en los que hay mayor número de armas per cápita?

    ReplyDelete
  18. Como de costumbre, Ramiro "responde" los cuestionamientos haciendo preguntas. Y tiene el tupé de decir que esas preguntas son ya refutaciones.

    Al menos esta vez no ha vuelto a preguntar por qué antes de Columbine no se registraban tiroteos en masa..................

    ReplyDelete
  19. Son refutaciones hasta tanto no las respondas. Tu silencio respecto de la preguntas lo dice todo.

    Antes de Columbine no hubo tiroteos en escuelas causados por estudiantes. O si los hubo, fueron hechos extremadamente raros. Luego de Columbine se produjeron un montón. El tema que estamos discutiendo es: 1) si estos hechos pueden ser calificados como enfermedad social; 2) si hay una correlación entre estos hechos y la regulación de la venta de armas.

    ReplyDelete
  20. Únicamente vos y tus millones de compatriotas de por allá pueden poner en duda de que estos hechos no son parte de una auténtica enfermedad social y de que no existe relación entre ellos y la mentalidad de "armas para todos" imperante.

    Como ya demostré, los tiroteos en masa tanto dentro como fuera de claustros escolares no empezaron con Columbine, por lo que tu pregunta es improcedente. Hubo muchísimos casos con anterioridad, incluso más mortíferos individualmente considerados que la seguidilla de los últimos años.

    La venta de armas ha aumentado en las últimas décadas. De igual modo lo ha hecho la cantidad de masacres, que es la tipología criminal que aquí analizamos.

    Lo de la legislación más o menos restrictiva de cada Estado es irrelevante. Es un chiste ver que Oregon estaría entre los Estados que mayores controles ponen a la venta y posesión de armas. Mercer tenía nada menos que trece armas de alto poder de fuego, y uno supone con todo derecho que si hubiera querido pudo haber tenido varias decenas más ¿De qué restricciones o regulaciones me hablás?

    Estados Unidos es por lejos el país del mundo con mayor cantidad de armas entre sus ciudadanos. Supera en unas siete veces la media en la tasa de asesinatos de los países ricos, y en veinte los cometidos con armas de fuego.
    Las armas y la antediluviana mentalidad que las apaña e idolatra son la clave fundamental que explica tanta sangre.

    ReplyDelete
  21. No demostraste nada, Pascual. Como no respondés preguntas básicas.

    Acá va otra para la persona que afirma que en Estados Unidos hay más violencia que en Argentina ("a diferencia de su alter ego norteamericano, al Chris Harper Mercer tucumano jamás se le pasó por la cabeza adquirir un arma. Menos que menos trece de ellas. Ni sabe donde se venden. Ni quién enseña a usarlas").

    Si las armas explican mejor que nada la cuestión, si la violencia es un rasgo americano por excelencia, sobre todo comparado con una sociedad mucho más sana como la tuya...

    PREGUNTA:
    entonces por qué en Argentina la tasa de homicidio es más alta que la de Estados Unidos?

    ReplyDelete
  22. Todo lo que he dicho lo he demostrado, y he contestado todas tus preguntas.

    No he sostenido que la sociedad en que vivo sea sana. Pero hay determinadas patologías que no padece, como la de fabricar en serie asesinos en serie del tipo Mercer, quien de haber sido argentino jamás habría producido una masacre como la de Oregon. Es esta una afirmación contra fáctica que tiene una certeza casi matemática, que surge de comparar el número de matanzas de este tipo que se llevaron a cabo en los respectivos países. Y como para que no vuelvas a insistir con lo de los psicofármacos, de nuevo te recuerdo que en Argentina se consumen más de ellos que en Estados Unidos.

    Aquí estamos analizando un tipo particular de crímenes, no la tasa general de homicidios, donde hay que considerar muchas más variables. De todos modos, esa tasa es apenas mayor en Argentina respecto a Estados Unidos.

    Las armas, su número total, la ideología que las venera, la forma ridículamente fácil de conseguir cantidades ilimitadas de ellas con todas las de la ley, toda una particularidad yanqui, es el factor clave en la sucesión de matanzas, otra particularidad yanqui.
    Desequilibrados hay en todos los países del mundo. Lo que no hay en todos los países del mundo es la accesibilidad y la buena prensa que tienen las armas. El cálculo es simple: a mayor cantidad de armas desperdigadas en un perímetro determinado, mayor probabilidad de que caigan en manos de desequilibrados ya formateados por el ambiente para hacer uso y abuso de ellas.

    ReplyDelete
  23. En sucesivos posts y en sus respectivos comentarios hemos discutido sobre estos hechos y sus aparentes causas. También si estos sucesos constituyen o no una patología social. Decir que el NRA o las armas son responsables de estos hechos es una tontera tan grande como afirmar que estos actos constituyen una patología social. Vaya tamaño de tontera.

    ReplyDelete
  24. El que haya habido tantos posts sucesivos marca la gravedad de la patología social.

    Culpar a las armas y a la mentalidad enfermiza que las venera es una tontera. Lo piola e inteligente es agarrársela con los psicofármacos.

    ReplyDelete
  25. Después no nos quejemos de los candidatos argentinos:
    'The Holocaust would have been “greatly diminished” if Jews in Nazi Germany had been allowed to possess guns' (Ben Carson)

    http://www.nytimes.com/2015/10/20/opinion/why-ben-carsons-nazi-analogies-matter.html?smid=fb-nytimes&smtyp=cur&_r=0

    ReplyDelete

Blog Archive