Monday, February 15, 2016

El civilizado disenso

Comenzamos este blog años atrás luego de una tan acalorada como respetuosa y amena charla mientras devoramos unas pizzas en una de mis visitas a la provincia. En lo personal, sentí que habían quedado cosas en el tintero. Al regreso abrí este espacio y les mandé sendas invitaciones al Flaco y Pascual, miembros fundadores en esa mesa de pizza. Y vaya si añadimos tinta en todos estos años. No es una despedida porque no sé si el teclado me llamará en impetuosa forma como tantas veces lo hizo antes. Pero esta inactividad de los últimos meses sugiere que el propósito inicial fue cumplido con gran satisfacción. Y quizás éste sea entonces mi último post.

Este fin de semana falleció una de las personas que más satisfacción intelectual me causó en la vida. Antonin Scalia fue un verdadero maestro y en gran parte responsable de la forma en la que veo y vivo el mundo de las leyes. Fue el responsable principal del vuelco conservador de la Corte Suprema en Estados Unidos. Ese solo es un legado digno de ser destacado. Pero hay tantas otras cosas que nos dejó: desde su forma de interpretar el texto de la ley o de ver el mecanismo de interpretación constitucional hasta sus directivas a las nuevas generaciones de abogados instando a simplificar la prosa y eliminar los tecnicismos en favor de la claridad. Y ésto viniendo de una de las personas que hizo mejor uso del idioma en los últimos 50 años con su obsesión por siempre encontrar la palabra justa, y que terminaba mandando al diccionario a los más versados lectores. Y si era un genio con la pluma, su oratoria no quedaba atrás. No me imagino donde voy a juntar las fuerzas para volver a escuchar los argumentos orales frente a la Corte ahora que Scalia no va a estar ahí para hacer sus preguntas.

Pero además de haber sido (quizás) el jurista más erudito y (seguro) más influyente de los últimos 50 años, era un gran tipo. Basta leer las declaraciones de figuras que estaban en el espectro opuesto de su ideología, desde el presidente hasta todos sus compañeros en la corte para darse una cabal idea de lo que era Scalia.

En tiempos de tanta división e intolerancia supimos nosotros hacer del disenso un puente de unión en lugar de un muro de división. Scalia fue un claro ejemplo de esta idea. Su mejor amiga en la Corte era Ruth Ginsburg, la más progresista de los jueces de la Corte. Salían de vacaciones juntas las familias y pasaban todos los años nuevos juntos. Cuando le preguntaron sobre si era extraño que fuese tan cercano a justamente el juez con quien más difería en sus fallos en la Corte, respondió:

“She likes opera, and she's a very nice person. What's not to like?” he asked. “Except her views on the law.” 

Gracias por el sano disenso de estos años, muchachos. Resulta apropiada una despedida con una cita a Scalia. Le dijo esto a jóvenes graduados en 2010:
---
"Movilización no es necesariamente progreso. Mucho más importante que seguir la conciencia es la obligación de formar, primero, la conciencia correcta. Nadie -recuerden esto- ni Hitler ni Lenin, ni ningún otro déspota que se les ocurra, llegó con una propuesta bajo la premisa de "Che, fundemos una sociedad bien opresiva y malvada". Hitler dijo, "Tomemos las medidas necesarias para restaurar el orgullo nacional y el orden cívico". Y Lenin dijo, "Tomemos las medidas necesarias para asegurarnos que exista una distribución de bienes más justa en el mundo"...

Es su responsabilidad, jóvenes graduados, más que seguir en forma celosa sus ideas, asegurarse que sus ideas son las correctas. Esta tarea es quizás la más ardua para un ser humano: buenas intenciones no son suficientes. Ser una buena persona empieza por ser una persona sabia. De ese modo, cuando sigas tu conciencia, vas a ir en la dirección correcta". 
---

No quedan cosas en el tintero. Los quiero mucho.



4 comments:

  1. Desde ya te digo que no voy a aceptar por nada del mundo que este sea tu último post.

    Todas las cosas tienen sus paréntesis por una cantidad de razones y circunstancias. Tan sólo eso ha pasado acá. Nada más que una breve pausa entre tanta tinta derramada a lo largo de estos ya muchos años.

    Como tantas veces en la vida, uno se percata de cuánto quiere a las cosas cuando corre el riesgo de perderlas. Estoy por demás sensible últimamente y sería demasiado si encima Marotes se me pierde.........

    Aun queda mucho en el tintero.

    ReplyDelete
  2. Soy de la idea de que no hay que forzar nada, que a la larga o a la corta, las cosas funcionan naturalmente o dejan de hacerlo. Desde hace un tiempo los blogs, como formato de expresión, debate o simple comunicación, están en terapia intensiva ante el avance y la popularidad de las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram. Este cambio fue imperceptible al principio, pero después muy notorio. De a poco dejé de visitar diariamente uno de mis blogs favoritos como microsiervos.com, de a poco empecé a “pelearme” más en el Facebook que en Marotes, de a poco elegí chatear minitas en vez de compartirles mi banda preferida del momento.
    Hace poco lo acusé a Ramiro de resistirse al cambio, de ser apegado y renegón con las nuevas tendencias y tecnología (aunque no duda un segundo en actualizar sus productos Apple, me parece que más por insistencia del suegro que por motus proprio). Me lo terminó de confirmar cuando me contó que cerró su cuenta de Facebook y que no se arrepiente en lo más mínimo.
    Sin embargo, creo, que el alma del blog, no era tanto la cantidad restante de tinta en el tintero, sino las ganas de estar conectados, comunicados. Ya sea intercambiando opiniones, puntos de vista, debatiendo o compartir intereses comunes. Quizás sea cuestión de darle una vuelta de tuerca, de redefinir algunas prácticas, quizás en honor a la “velocidad”, a la instantaneidad podríamos limitar los posteos a no más de 200 palabras y con eso incentivarnos a volcar mínimas reflexiones o pensamientos, sin tener que destinar el escaso tiempo a elaborar o explayarnos en demasía. Quizás podríamos buscar otro formato, un página de Facebook, un grupo privado donde invitemos regularmente a más gente a participar para hacerlo más entretenido, aprovechando la popularidad del sitio, o quizás haya que aceptar que la dinámica del sitio es esta, un post por mes y por Marote, o quizás…simplemente “todo tiene un final, todo termina al fin”…No voy a ser yo, el que después de acusar de “apegado”, o nostálgico a otros miembros de esta cofradía, ponga peros a cerrar una etapa. En cualquier caso, fue muy grato, pero MUYYY, me llenó la vida muchas veces y creo que cumplió hasta aquí acabadamente el objetivo…

    ReplyDelete
  3. Gracias chicos, me han hecho reír mucho,Ramiro me retó una vez, me han mantenido actualizada, aprendí muchisimo con uds. Es cierto que él odia facebook, pero a uds los tengo de amigos, hasta pronto, los quiero mucho, para mí nunca dejaron de ser adolescente, locura de madre obvio, pero es así, les aseguro. No me acostumbro a Instagram ni al Twitter, cosa de ciega seguro. Un besote a cada uno.

    ReplyDelete
  4. Facebook no reemplaza a los blogs porque son cosas diferentes. Un blog como este, por ejemplo, es una plataforma cerrada. No corro el riesgo de entrar a la mañana y encontrarme con 10 chistes pelotudos que lo hicieron cagar de risa al Gordo Salina, 15 fotos fuera de foco del gato de una compañera de la facultad a quien no le voy a ver la cara nunca más, una cadena de oración por la salud del Manco Maidana y discusiones políticas entre 5 infradotados que no juntan tres neuronas entre todos. Siempre odié Facebook y eso, me hará antisocial, pero no me hace cerrado.

    ReplyDelete

Blog Archive